Fundador:
Miguel R. Valladares García

Martes 21 octubre 2014

Cumple Guadalajara 471 años de fundación

Notimex

Guadalajara, 14 Feb. (Notimex).- La investigadora Myrna Cortés Cuesta puntualizó que este jueves se cumplirá el 471 aniversario de que fue fundada de manera definitiva la ciudad de Guadalajara en el Valle de Atemajac.

En entrevista con Notimex, la profesora del Departamento de Historia del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG agregó que la fundación de la ciudad pasó por cuatro intentos, “el último es el que conocemos ahora, que se verificó en el Valle de Atemajac”.

Señaló que ese proceso de establecimiento de la ciudad, “tiene que ver con un proyecto muy amplio de organización del predominio español en el occidente de la Nueva España, para fundar ciudades y garantizar la permanencia, la administración y la gestión de los intereses de la corona española en las regiones conquistadas”.

Indicó que Guadalajara presidió el poder político, administrativo, religioso, social y económico de la época; “son antecedentes básicos que nos permiten entender por qué esta ciudad tuvo una suerte específica entre otras de origen colonial”, señaló.

Manifestó que Guadalajara primero se fundó en Nochistlán, Zacatecas, muy cercana al inicio de proceso de colonización de Nuño Beltrán de Guzmán en el occidente de la Nueva España, lo que después se llamaría Nueva Galicia.

Expresó que en 1530, Nuño Beltrán de Guzmán, procedente de la ciudad de México, recibe nombramiento de presidente de la Primera Audiencia y emprende la campaña conquistadora en occidente, “territorio poco conocido, y el primer intento de fundar Guadalajara fue en Nochistlán”.

Añadió que debido a ser un lugar de poca agua, entre otras dificultades, Nochistlán “puso a sus primeros habitantes en una complicada situación de subsistencia, y se deciden cambiar a Tonalá, que les pareció muy conveniente, funcional y productivo en 1533″.

Sin embargo, apuntó, este nuevo asentamiento “no permite la explotación del cacicazgo de Tonalá por los encomenderos y se decide fundar la ciudad española en Tlacotán, en 1535, y respetar a Tonalá para la explotación de las encomiendas”.

“Al ser Tlacotán un lugar complicado geográficamente, cerca de la barranca de Oblatos, en zona pedregosa, y vinculada a un punto de peregrinación ceremonial de los grupos indígenas locales, se viven enfrentamientos con los asentados en ese punto”, añadió.

Cortés Cuesta puntualizó que finalmente se localiza la zona del Valle de Atemajac y se refunda la ciudad en 1542, por las condiciones del suelo, por su amplia extensión, por la autodefensa, la disponibilidad de agua del río que se nombraría San Juan de Dios, etcétera.

“Hace 471 años, el 14 de febrero de 1542 se fundó la ciudad de Guadalajara en el Valle de Atemajac”, subrayó.

Afirmó que la fundación de esta ciudad fue un acto político, “como tal se depositaron funciones administrativas, la primera es la fundación de un cabildo con autoridades, dos alcaldes, regidores, para autogobierno y solución de los principales problemas de los primero pobladores”.

Resaltó que la fundación de la ciudad también es un acto social, “por ello se establecen quienes son los participantes de este fenómeno, se asientan sus nombres y se hace un registro de los integrantes de la primera Guadalajara, por eso sabemos que se trataba de 63 cabezas de familia y tenemos datos de sus características”.

Cortés Cuesta mencionó que la fundación de esta ciudad también tiene conveniencias económicas, “al ser un punto de redistribución de productos y de relaciones sociales, y tuvo un rápido perfil que se desarrolló de manera exitosa después”.

Destacó que Guadalajara de 1542 enfrentó muchas dificultades en los primeros años, “de los 63 vecinos que la fundaron seis años después sólo quedaban 35, debido a que la ciudad tenía problemas para establecerse como punto de control político efectivo”.

Sin embargo, apuntó, se transformó de manera profunda cuando a la ciudad llegan las dos dimensiones oficiales: “primero la política, cuando en 1560 se le convierte en sede de la audiencia; y después la religiosa, cuando en 1561 se convierte en sede del Obispado”.

Explicó que Guadalajara era ciudad por título real desde 1539 cuando estaba todavía en Tlacotán, “donde el Rey emitió título de ciudad y escudo, sin embargo, se hace público hasta 1542 cuando se cambia la ciudad a Guadalajara”.

“Guadalajara es ciudad desde su fundación, pero ese papel se reafirma hasta que es sede del poder político en 1560 y del poder religioso en 1561″, señaló

Comentó que ese proceso apuntala el desarrollo urbano, “porque se necesitan funcionarios y se construyen los principales edificios de gobierno, además de iglesias y conventos, y a partir de 1600 se verifica un crecimiento constante, y se desarrolla de manera exitosa en el siglo XVII y después del periodo independiente”.

Minuto a minuto