Fundador:
Miguel R. Valladares García

Lunes 20 octubre 2014

Ocho pasajeros muertos, saldo de autobusazo (fotogalería)

La unidad se fue a profundo barranco, hubo también 17 lesionados

Alma Martínez / Pulso

OCHO PASAJEROS MUER-330x350Ocho muertos y diecisiete personas lesionadas fue el saldo de una salida de camino y volcadura registrada en la curva El Japonés, de la carretera Valles-Mante.

El fatal accidente ocurrió ayer alrededor de las 4:00 horas en el kilómetro 20 de la carretera federal número 85  México-Laredo, debido a la falta de precaución.

Según la versión de los pasajeros, el conductor, quien no fue identificado porque huyó para evadir su responsabilidad por las ocho muertes y múltiples heridos, iba manipulando el estéreo para escuchar música, cuando se distrajo y se salió del camino.

Conducía la unidad con número 1445 de la línea Transportes Frontera, provenía de Monterrey y se dirigían a Huejutla, Hidalgo, pero un descuido evitó que algunos pasajeros nunca llegaran a ese destino y que otros se retrasaran en el viaje.

Justo en el kilómetro 20, el conductor perdió el control del volante, cruzó el carril de circulación y se salió del camino; la unidad se fue en picada entre las ramas y tras avanzar cerca de 25 metros, volcó quedando con las llantas hacia arriba.

Los pasajeros dormían aguardando el momento de llegar con bien a Tamazunchale y al estado de Hidalgo, cuando fueron sorprendidos con el fuerte impacto, golpeándose unos con otros, contra las ventanillas y los asientos.

Las más vulnerables no sobrevivieron, como Luis Rodrigo Hernández Cruz de 11 meses de edad.

Llegar al punto donde quedó el camión era una tarea difícil para policías y paramédicos, quienes fueron auxiliados por los mismos pobladores que despejaban el área llena de maleza y árboles que estorbaban en la titánica labor de salvar vidas. Varias ambulancias, unidades de bomberos y patrullas participaron en el rescate.

Los policías dejaron las armas para sacar gente y hasta los fotógrafos que cubrían la nota ayudaron a los que pudieron salir de la unidad y que se quedaron en el camino. Otros pasajeros corrieron con menos suerte al quedar  prensados entre asientos, fierros y los cuerpos; ocho no la tuvieron.

La cabina representaba una escena de terror al ver los cuerpos de hombres, mujeres y un niño sin vida.

NO LLEGARON AL ALTAR

Verónica Pérez Hernández dejó de trabajar desde hace dos semanas como empleada doméstica, pues quería dedicarse a preparar la boda que había soñado con Orlando Martínez Hernández

La pareja ya tenía cinco hijos pero sólo se habían juntado, Verónica planeó con detalle el evento que sería el 1 de junio en un municipio de Hidalgo, y compró su ajuar de boda en Monterrey, Nuevo León.

Orlando se lamentaba no haber podido ayudar a su pareja y lloraba desconsolado junto a una bolsa negra, en la que la Verónica había guardado cuidadosamente el velo de su vestido blanco para que no se maltratara, dijo que despertó con el movimiento del autobús saliéndose de la carretera y recordó las últimas palabras de la mujer “ya nos embrocamos”.

Minuto a minuto