Fundador:
Miguel R. Valladares García

Jueves 31 julio 2014

“Para ser maestro se nace”

Antonio, profesor de español, señala que la formación tradicional es más efectiva que la actual

Verónica Galván / Pulso

I.SANCHEZ 076-330x350Ciudad Valles/Pulso

“Para ser maestro se nace, es una labor de vocación y la principal herencia para los hijos es la educación, ya no hay ranchos ni fortunas que heredar, sino la formación educativa desde casa y la que se refuerza”, señaló Antonio Olguín Méndez, profesor de español en la secundaria Dunstano Gómez Castillo y de cuarto de primaria en la Margarita Maza de Juárez.

Señaló que en los 30 años que tiene en la docencia se ha dado cuenta que la formación tradicional es más efectiva que la actual, porque los padres en casa son los principales formadores, en la actualidad los tutores creen que el maestro rebasa el papel de ellos y no corrigen a sus hijos, ni dejan que el maestro lo haga en el aula, como sucedía anteriormente donde niños y jóvenes eran educados en el hogar pero también en los salones permitían al profesor ejercer autoridad y respeto, pero sin violencia.

Indicó que la situación actual de la educación está “en ebullición”, porque el sistema que se está empezando a aplicar necesita corregir detalles para que se perfeccione.

“Me siento orgulloso de haber formado alumnos que ahora son grandes profesionistas, desgraciadamente no todos somos partidarios de la educación que se ha aplicado durante dos o tres generaciones, en lo personal me gustaría que hubiera mejores maestros para las muevas generaciones”, externó.

Dijo que ya no hay disciplina, “hay pocos que la aplicamos y la practicamos, desde el principio de ciclo los maestros pueden poner sobre la mesa los puntos en que trabajarán y hablar con los padres diciéndoles que si quieren que los niños corrijan el camino, deben pedir apoyo a los profesores”.

Mencionó que a los papás que no les gusta que nadie corrija a sus hijos, es porque ellos no llevaron esa formación.

Afirmó que la tecnología hace comodinos a los niños, se confían en lo que encuentran en las redes, pero no hay como la información que hay en las enciclopedias y en los libros que permite investigar y debatir sobre temas.

Expuso que a los papás se les hace más fácil mandar a los hijos al ciber o comprarles una computadora para que hagan las tareas, ellos no se involucran en la formación.

Explicó que los niños ya no leen y mucho menos los padres; a ellos les faltó esa formación, durante 20 años el país careció de formación cívica en las escuelas y ahora que se pretende aplicar nuevamente, hay una resistencia de los padres, no de los niños.

Aseguró que los embarazos no deseados a temprana edad y las enfermedades de trasmisión sexual han aumentado porque los papás dicen “a mí no me pasará”, pero en la actualidad hay enfermedades venéreas desde primaria y secundaria.

Recomendó a los nuevos maestros ser formadores de buenos estudiantes y futuros profesionistas y a los padres difundir los nuevos valores.

Agregó que “una experiencia que tengo muy grabada de las aulas, es que me dicen los alumnos, cuidado te va tocar el maestro Antonio y te vas a enseñar a ser disciplinado”, concluyó.

Minuto a minuto