Fundador:
Miguel R. Valladares García

Jueves 2 octubre 2014

Rememoran Emmanuel y Mijares tiempos pasados en concierto nostálgico

Notimex

Foto: Notimex

Foto: Notimex

Ante un público eufórico y ávido de rememorar tiempos pasados Emmanuel y Manuel Mijares ofrecieron un concierto lleno de nostalgia y alegría en el marco de la gira “Twor Amigos 2013″.

El Auditorio Nacional fue testigo de la recapitulación de la trayectoria artística de dos grandes de la balada pop que vieron su florecimiento musical en la década de los 80.

La velada inició con la aparición de músicos y coristas en el escenario para invitar a los asistentes a que festejaran que aparecerían en el escenario el maestro Emmanuel y el discípulo Manuel Mijares, ambos interpretaron “Bella señora” y “Bella”, número en el que también participaron seis bailarinas.

“México” fue la palabra que al unísono los cantantes expresaron para que Emmanuel se retirara y cediera el lugar en el escenario a Mijares, quien agradeció al público su presencia e inició con la lluvia de éxitos: “No se murió el amor”, “Corazón salvaje”, “Si me enamoro”, “Que nada nos separe”, “Me acordaré de ti” y “Siempre”.

Emmanuel, con un vestuario ad hoc inició su medley con “El rey azul”, “Tengo”, “Hay que arrimar el alma”, “Solo”, “Pobre diablo”, “Quiero dormir cansado” y “Detenédla ya”, que provocaron que la gente ovacionara de pie a este cantante que cuenta con más de 35 años de carrera artística.

Acto seguido regresa Mijares para cantar a dueto “Corazón de melao”, con la que dejaron claro que la camaradería, el respeto y la admiración mutua mantienen una armonía única que trae como resultado que esta unión de talentos vislumbre una extensa gira por la República Mexicana e incluso en ciudades de América Latina.

“Baño de mujeres” fue el tema en que el maestro y alumno no solo cantaron sino que bailaron, cada uno en su estilo, pero sin la menor duda que han aprendido el uno del otro en eso de ejecutar pasos de baile y ademanes que encantan a sus seguidores, quienes por más de dos horas y media revivieron sus fantasías de ayer.

Más de ocho músicos; cuatro coristas, dos varones y dos mujeres; así como enormes pantallas en las que en cada canción aparecían imágenes que ilustraban su esencia formaron parte de la escenografía, aunque sin duda la sola presencia de ambos cantantes llenaba el lugar.

Uno de los momentos en que Mijares constató que sus casi 30 años dedicados en solitario a la música han sido fructíferos fue cuando cantó “Soldado del amor”, tema del ayer que combinó con el presente con “Si me tenías”, contenida en su reciente placa “Canto por ti”, porque el público celebró de pie su sensibilidad musical.

Regresó Emmanuel, quien se hizo acompañar de un pianista, para cantar “Con olor a hierba”, y cedió el micrófono a Mijares para que cantara “Al final”, tema con el que Emmanuel participó en el Festival OTI de 1979 y obtuvo el segundo lugar y al ser el “gran perdedor” ganó una enorme popularidad que mantiene hoy día.

Y si de compartir se trataba vaya que lo consiguieron porque se “prestaron” los éxitos y fue así que tocó el turno a Emmanuel, quien cantó “El breve espacio”; “No hace falta”, y volvieron a formar el dueto para prestar sus voces a “Tengo mucho que aprender de ti” y hasta se dieron el lujo de corear “Hey Jude” de The Beatles.

“La vida caminaba sola” y “Sentirme vivo” fueron dos temas que cautivaron al público de todas las edades que llenaron el Coloso de Reforma y en los que los seguidores de ambos cantantes bailaron y corearon estos temas de letra optimista y reflexiva que emocionó a los presentes a algunos hasta las lágrimas.

Volvió Emmanuel a cantar en solitario “Para amarnos más”, una de las más aplaudidas y coreadas de la noche, continuó con “El privilegio de amar” y “Uno entre mil”.

“Tú y yo” y “El rey de la noche” fueron otros duetos preparados por estos cantantes, que como dijo Mijares están “haciendo de los viejos tiempos nuevos tiempos”.

La noche de inmensos recuerdos estaba a punto finalizar por lo que se escucharon los acordes de “La chica de humo” y “La última luna”, temas de corte internacional con los que Emmanuel ocupa un lugar que pareciera que sólo esta reservado para él.

Antes de que concluyera la magia de estos cantantes que demostraron que su música es intemporal regalaron “Toda la vida”, ambos con sombrero y sacos multicolores y con las palabras “gracias por venir, gracias por su corazón y gracias por estar con nosotros”, se retiraron con la cabal muestra de su grandeza escénica y musical.

Minuto a minuto