Fundador:
Miguel R. Valladares García

Martes 22 julio 2014

Monto de vales de despensa sería parte del salario con reforma fiscal

Advierten emisoras de varias desventajas con la nueva ley

Notimex

Foto: Especial

Foto: Especial

La Asociación de Sociedades Emisoras de Vales pidió al gobierno federal una prórroga de seis meses a un año para adecuar los vales de despensa a las nuevas reglas de operación de la nueva ley fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2014.

Ello, debido a que advirtió el riesgo de que los patrones moneticen la prestación, lo cual impactaría hasta en un 45 por ciento las percepciones actuales de los trabajadores.

En conferencia de prensa, el director general de la Asociación, Marco Antonio Martínez Vázquez, dijo que a unos días de concluir 2013 aún no se publican las reglas de operación para la emisión de los vales, por lo que las empresas están imposibilitadas para hacer la transición.

El directivo destacó que aunque ya se pidió oficialmente la prórroga a las autoridades hacendarias, aún no reciben respuesta, y de los seis millones de trabajadores en el país que reciben vales de despensa, dos millones aún se emiten en papel, condición que de inicio dejará a las empresas imposibilitadas para deducirlos.

Y es que de acuerdo con los cambios fiscales que entrarán en vigor en 2014, los patrones que entreguen vales de despensa en papel no podrán deducir ningún porcentaje de la prestación.

Mientras que quienes estén en el sistema electrónico lo harían al 53 por ciento, y los patrones que decidan reducir la prestación sólo podrán deducirla al 47 por ciento.

En este sentido, el Senior Manager de la consultora Ernst & Young, Iñigo Cantú Reus, expresó que la mejor opción es mantener la prestación y adecuarse a las reglas de operación para deducir el mayor monto posible.

Expuso que de optar por monetizarlo e incorporarlo al salario para que el trabajador no sufra un impacto negativo, el patrón tendría que aumentarle el monto y el impacto sería de 500 por ciento.

A su vez, el miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Víctor Manuel Martínez, subrayó que el riesgo de monetizarlo es que la intención del Ejecutivo de que los vales garanticen el alimento de la familia se perdería, ya que con el efectivo se podrían comprar hasta cervezas, “ya no habría control sobre ello”.

Por ello, los tres ponentes coincidieron en la urgencia de una prórroga para lograr la implementación de terminales punto de venta, donde aún no existen, y plastificar con las nuevas reglas de operación el total del universo de los vales.

Asimismo, destacaron que hay casos en donde la banca no ha podido colocar puntos de venta, debido a la incapacidad tecnológica o al atraso en los poblados, por lo que en estos casos podría haber regímenes de excepción.

Minuto a minuto