Fundador:
Miguel R. Valladares García

Domingo 26 marzo 2017

Católicos iberoamericanos, fervorosos con la tecnología

EFE

Madrid.- Rezar en el Metro, y preparar la confesión o seguir la Misa a través de una tableta o celular son posibles gracias a las aplicaciones que están causando especial fervor entre los fieles de España, Latinoamérica y Estados Unidos.

Detrás de dos de estas aplicaciones -iMisa y Rezar en el Metro- se encuentra el sacerdote español José Pedro Manglano, quien diseñó otras como iNavidad, iMaria o iPasion.

El Vaticano también ha lanzado The Pope App, una aplicación con la que seguir las intervenciones del Papa y programar alertas para el comienzo de los eventos del pontífice.

Para Manglano, iMisa ha supuesto una revolución dentro de la Iglesia española y estadounidense: permite a los usuarios “acercarse mejor” al significado de la eucaristía a través de una “misa virtual” que explica los sacramentos paso a paso.

Rezar en el Metro, que comenzó siendo un podcast, alcanzó “medio millón de descargas” en menos de un año y es una selección de oraciones grabadas con las que los fieles pueden rezar durante sus trayectos en transporte público.

“Ahora mismo entre los jóvenes el recurso más habitual es la electrónica” y por lo tanto una manera mejor de acercarles a Dios, dijo Manglano.

La mejoría con respecto a medios más tradicionales de oración está en la “intereactuación”, ya que la oración es más completa gracias al sonido y a los vídeos. Sin embargo, aclara que no son excluyentes “sino que se complementan”.

Manglano no es el único católico que se ha sumado a la ‘generación app’. Pablo Romeu -profesor español de ingeniería informática- es otro desarrollador de aplicaciones religiosas (Rosario Pro, Angelus Pro) que facilitan la oración.

Este profesor contó a Efe que la idea comenzó “como una broma” cuando unos amigos sacerdotes se lo propusieron y en poco tiempo alcanzó las 100.000 descargas y 50.000 usuarios diarios.

Salterio, una de las aplicaciones desarrolladas por Romeu, permite a los católicos acceder a todos los contenidos de la “Liturgia de las horas” para poder rezar “en cualquier momento y en cualquier lugar.”

Estas aplicaciones tienen mucho tirón “entre los sacerdotes más jóvenes”, aunque algunos de los más mayores también se han sumado a esta nueva forma de rezar.

Ambos desarrolladores dicen que han pensado en sacar nuevas aplicaciones en el futuro. José Pedro Manglano, por ejemplo, lanzará a finales de febrero iViaCrucis y Pablo Romeu tiene en mente lanzar un santoral para “ayudar a la gente a encontrar la historia de su nombre.”

Las aplicaciones religiosas se multiplican en todo el mundo. ConfessionApp, por ejemplo, es una aplicación que ayuda a los católicos a preparar el sacramento de la confesión con un “personalizador” del examen de conciencia en base a la edad, sexo, y vocación de cada usuario. EFE

Minuto a minuto