Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 noviembre 2017

Bordados Huastecos, el significado del ser

El idioma, las costumbres y la vestimenta que identifica sus raíces, se están perdiendo en las nuevas generaciones con la transculturización

Verónica Galván / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

bordados huastecosAQUISMÓN. La transculturización está acabando con el idioma, las costumbres y todo lo que tiene que ver con las raíces prehispánicas en la region de la Huasteca potosina.

Además de que las generaciones recientes están olvidando o dejando en desuso el idioma tének, también están cambiando su vestuario, dejando en el pasado las indumentaria que en sus colores, bordados y figuras identificaban a los individuos con su lugar de origen y en las mujeres hasta revelaba su estado civil.

En la actualidad, todavía hay quienes visten al estilo tradicional, pero también se van olvidando del significado y valor de cada elemento, ya sea signo o color en las prendas.

DE VESTUARIO A ARTESANÍA

Las artesanas María Luisa y María Concepción Martínez Ana, dos hermanas originarias de las comunidad de Tampate primera sección, quienes bordan los atuendos tradicionales de la cultura huasteca comentan que desde muy pequeñas aprendieron a realizar estos bordados y su maestra fue su hermana mayor, María Ester.

Las hermanas quienes actualmente están casadas y tienen hijos, señalaron que pertenecen al grupo Paluit´z que significa flor en tének en el cual hay varias integrantes y todas hacen sus artesanías para ponerlas en venta en la plaza principal de Aquismón.

Señalaron que las muchachas en la actualidad ya no usan la falda, ni el petob ni el quexquémetl, algunas salen de sus comunidades a otras ciudades para trabajar y olvidan sus orígenes, además de que adoptan nuevas costumbres y vestuarios de la cultura ajena y rechazan sus raíces.

María Luisa Martínez dijo que desde pequeñas hasta los ocho años de edad, las niñas utilizaban los vestidos de manta bordados y a partir de los 11 ó 12 años comenzaban a utilizar las blusas con encaje, falda negra, petob, quexquémetl, la talega, la faja y el enredo que formaban parte del vestuario tradicional de las mujeres Tének.

EL SIGNIFICADO DEL BORDADO

Los cuatro pétalos de la flor huasteca o estrella significan los puntos de referencia cardinales norte, sur, este y oeste en los que se rige el universo o las cuatro estaciones del año, las mujeres mencionan que en el punto donde sale el sol utilizan el color rojo o amarillo, además consideran que es la protectora contra los vientos y truenos.

Además la estrella que representa los cuatro puntos cardinales indica que el norte representa al ser supremo; el sur la fertilidad; el este la procedencia del fuego, y el oeste el lugar de donde proviene el dinero.

Indicaron que según la cultura Tének en cada punto cardinal se halla un dios; en el Norte o Tsáylé se encuentra el dios que posee una fuerza superior que generalmente se asocia con el viento.

El Oeste o Ebál: Se encuentra el dios de la escasez de la producción, en el Sur o Talola se encuentra el dios que trae el agua, generalmente no es considerado como bueno, pues las lluvias que trae provocan la aparición de plagas en los cultivos.

Mientras que en el este o Alal se encuentra el dios que es fuente de la lluvia, hay un tiempo en que el mámláb o Dios del agua habla a través de un ruido que produce en ese punto y anuncia que próximamente enviará el agua.

Las mujeres comentaron que los animales que bordan representan el espíritu de cada persona, la alegría de la casa y el alimento, pero los perros y gatos jamás se bordan.

El árbol de la vida precisamente es el símbolo de la vida de una persona y

existen además otras figuras que son únicamente utilizadas como adorno en esta confección, en donde la mujer es la representación directa de la que da la vida.

Las bordadoras nos dicen que los animales representan el entorno y las relaciones de la familia, por ejemplo el jaguar tiene un papel muy importante dentro de la cultura tének porque en la antigüedad cada que nacía un bebé se hacía una ceremonia y se mezclaba la sangre del recién nacido con la del jaguar, con la finalidad de que al crecer el niño adquiriera la fuerza de este animal.

Los colores tienen un valor importante dentro de la cultura Tének, por ejemplo el verde, simboliza la esperanza; el amarillo, es la luz que ilumina y es una expresión cultural que se ha aprendido por enseñanza de las mujeres de su familia con el fin de continuar con la herencia.

El petob es el antiguo tocado que las mujeres huastecas prehispánicas utilizaban entrelazando sus cabellos teñidos de rojo con hilos y algunas plumas retorcidas.

El quexquémetl que no tiene flecos o hilos colgando e indica que la mujer es soltera y, en cambio el que bordan y queda tupido significa que quien lo porta está casada.

El traje de gala de las mujeres consta de quexquémetl, petob, falda negra, blusa de colores brillantes como el amarillo o el azul celeste, reservándose el rosa para cuando se casen y cuando llevan demasiado color verde, quiere decir que han enviudado, así como collares, este vestuario se utiliza en ceremonias especiales, visitas de líderes religiosos, políticos muy importantes, y arriba del petob una tela blanca y listones, los cuales están cruzados y en la parte de atrás van pegados al collar.

Mencionaron que las mujeres también llevan una faja de tela o hilaza en la cintura elaborada con estambres a mano y también utilizan el peculiar petob, que es un tocado que realizan enredando a la cabeza cordones de estambre guinda, verde, rosa o naranja, según su estado civil.

TRADICIÓN PERDIDA

El vestuario del hombre casi se ha perdido; ellos ya casi no utilizan calzón y camisa de manta, en la actualidad muchos usan pantalones de vestir, camisas de cuadros y sombrero, quizás por la actividad que realizan como jornaleros y porque tuvieron que cambiar de vestuario para salir en busca de trabajo y alimento porque el campo ya no les provee todo lo necesario para el sustento.

En la época de la colonia los hombres de la región fueron sometidos a cambiar su taparrabo por los pantalones y a cubrir su pecho con las camisas de manta por la convivencia que tenían con otras personas.

En la talega o morral de manta bordada que es utilizado por hombres y mujeres guardan pan, lonche o bocoles de frijoles, semillas de frijol y maíz, una jícara o guaje con agua, monedas y otros utensilios, ésta se utiliza colgada al hombro en las comunidades alejadas para cargar cosas cuando se caminan largos trayectos.

Minuto a minuto