Fundador:
Miguel R. Valladares García

Domingo 26 marzo 2017

Denuncian a mafias en las cárceles de mujeres

Las presas son abusadas, extorsionadas e incluso prostituidas, según informe de la CNDH

AP

denuncian a mafias-680x330Las cárceles de mujeres en México son reinos paralelos gobernados por mafias donde se abusa, se extorsiona e incluso se prostituye a las presas que mayoritariamente viven hacinadas, con grandes carencias de higiene y alimentación, entre violaciones constantes de sus derechos.

Así lo indica un informe divulgado el domingo por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, un organismo estatal autónomo, que analizó las condiciones de 77 de las 102 prisiones del país que albergan a un total de 12.690 mujeres.

La Comisión urge a corregir los problemas que hacen que la discriminación de la mujer se agrave en las cárceles, ya que en 65 de los centros ellas tienen carencias que los hombres no tienen, y denuncia que parte de estas violaciones e irregularidades ya fueron resaltadas en un documento de 2013 pero no se solucionaron, indicó el informe.

El informe subraya deficiencias en la alimentación y la higiene, en el acceso al servicio médico o la atención a los niños, pero también problemas de malos tratos, abusos sexuales y cobros por seguridad por parte de “gobiernos paralelos” que en ocasiones son dirigidos por hombres presos en la parte masculina del reclusorio y vinculados con el crimen organizado del país.

Así, mientras unas mujeres de 51 centros viven hacinadas, duermen en el suelo entre cucarachas, chiches y ratas, y en otras 20 prisiones son obligadas a prostituirse, otras reclusas -muchas veces en esas mismas prisiones- tienen celdas privadas con televisiones de plasma, microondas, refrigeradores y teléfonos celulares.

Los centros que mayores irregularidades presentan son los del sureño estado de Guerrero, seguidos del Estado de México, Puebla, Sinaloa, Michoacán y Oaxaca pero los problemas se repiten de norte a sur del país.

Estas mafias controlan y venden los espacios, ejecutan castigos —como determinar el aislamiento hasta por 30 días_, deciden quien participa y quien no de las actividades de reinserción, quién puede o no recibir una visita familiar o conyugal, y hasta el control de las llamadas por teléfono al interior de las cárceles.

Casos de prostitución son denunciados en 20 centros de 13 estados distribuidos por todo el país y, en ocasiones, estas prácticas son utilizadas “como forma de pago para acceder a servicios de la institución” como una cama o simplemente para no ser agredidas.

Minuto a minuto