Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 18 octubre 2018

Budismo, milenaria historia de Seúl

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

50425040La historia de Corea Budista ha guiado la ideología del pueblo coreano durante más de mil 700 años y hoy tiene más de tres mil templos en toda Corea y 12 mil monjes y monjas que se dedican a la práctica y enseñanza del budismo.

La orden del Jogye, quizá la más famosa en Seúl, basa sus enseñanzas en Buda Shakyamuni con principios rectores que consideran mirar directamente a la naturaleza de la mente, al hacerlo llegar a la iluminación y guiar a todos los seres.

Los principales textos de la Orden Jogye son el Sutra del Diamante y Jeondeung-Beopeo y su práctica principal es la meditación Seon, aunque también quienes la practican lo hacen a través de la recitación de sutras y mantras, principalmente.

De esta manera, la Orden Jogye suele llamarse tong-budismo, Ganhwaseon, considerada la más alta práctica, tradición única que se ha hecho popular en el país.

Los principales templos de la orden Jogye comienzan con los templos de tres Joya de Haeinsa, Songgwangsa y Tongdosa templos y los cinco Jeokmyeolbogung (templos o palacios del tesoro de la iluminación), que albergan las reliquias de la Buddha.

En el centro ceremonial del budismo Jogyesa que se encuentra en Seúl está el Museo Central budista, un auditorio de rendimiento y una sala de conferencias internacional, edificio que sirve como el de la administración de la Orden.

El templo Jogyesa fue fundado en 1910 por la comunidad budista con el fin de crear un templo central y para la promoción y la independencia del Budismo, aunque originalmente fue nombrado Templo Gakhwangsa, pero el original fue desmontado y trasladado a Seúl para la reconstrucción.

La sala principal de dharma (Daewingheon) fue también reconstruido de una sala desmantelada de un Bocheongyo (una religión popular) templo en la provincia de Jeolla.

En 1941 fue inaugurada la orden Jogye del budismo del rey Joseon y en 1954 se trasladó su nombre al Templo Jogyesa como parte del movimiento para purgar la sociedad coreana de las secuelas de la ocupación japonesa.

Actualmente, Templo Jogyesa es el templo central de la orden Jogye del budismo coreano, así como un centro para la educación, la cultura, una empresa de servicios sociales.

En el templo, abierto a los visitantes de todo el mundo, se encuentra la sala Daewingheon que significa “sala del gran héroe”, el Buda Shakyamuni y su estatua es la figura central en esta sala.

Esta sala es la mas larga de su tipo construido en un edificio tradicional con la ornamentación dancheong, cuya apertura fue el tercer día del noveno mes lunar en el año de 1938 y tiene cerca de 775 metros cuadrados, por lo que esta magnífica estructura es considerada un valor cultural, símbolo de la Orden Jogye y el budismo coreano moderno, de tal forma que en el año 2000 fue nombrado bien cultural.

El letrero de la Daewungjeon fue replicado desde un roce de un letrero del Daewungjeon en el templo Hwaeomsa en Gutye, Jeolla del Sur de la Provincia Euichang-gun Ikwang (1589-1645) y fue el octavo hijo del rey Joseon; Seonjo, quien escribió el letrero original.

La entrada del edificio principal, el Daewungjeon impacta por la triada de Buda representado con Shakyamuni Buda en el centro, el Buda de la Medicina a la izquierda-este y Amitabha Buda hacia la derecha-oeste.

La razón por la que Buda Shakyamuni está en el centro se debe a que él es el fundador del budismo que se dice que después de seis años de austeridades, abandonó el camino para encontrar el camino del medio y se dio cuenta de la verdad última de convertirse en Buda.

Shakyamuni Buda tiene su mano izquierda sobre su regazo con la palma hacia arriba y la mano derecha tocando suavemente el suelo con la punta de su dedo.

Este mudra o gesto de la mano, llamado “tocar la tierra” es el mudra de Buda Shakyamuni que denota que luego de su iluminación, el Buda tocó la tierra y la tierra fue testigo de este gran logro.

El Buda de la Medicina ayuda a los seres que están sufriendo la enfermedad del desauseo, tanto físico como emocional y ofrece la medicina que cura las dolencias corporales, aflicciones mentales de la ignorancia, el odio y la codicia.

El Amitabha Buda estableció el Paraíso Occidental donde los seres pueden renacer a alcanzar la iluminación insuperable.

Este es, enseñan el budismo, el mejor lugar para renacer. Según la doctrina de la Tierra Pura, por cantar el nombre de Amitabha, es posible el renacimiento. El mudra de Amitabha por lo general tiene dos manos con el pulgar y el tercer dedo tocándose.

Cada Buda de la tríada de la Daewungjeon tiene más de cinco metros de altura, por lo que son considerados los más grandes de Corea.

El Dharma Proectors, los dioses que protegen el dharma y el templo se ubican a la derecha y a la izquierda hay un altar que se utiliza para orar por el bienestar de la persona fallecida en donde precisamente se aprecia un altar durante el mes del abril en honor a los 304 estudiantes y maestros fallecidos en el Ferry el 16 de abril de 2014 que se dirigían a una excursión.

Los templos budistas en Corea también se enclavan en las montañas, en donde se rodean de sonidos y colores de la naturaleza.

Tienen varios salones de culto y sirven para disfrutar de tranquilizantes momentos de paz y reflexión.

Minuto a minuto

Toda la sección