Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 19 enero 2018

Panadería artesanal mexicana quiere traspasar las fronteras

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Línea de pastelería de Da Silva.

Línea de pastelería de Da Silva.

México.- La panadería Da Silva podría ser el primer establecimiento mexicano de su tipo en salir al extranjero, anunció su director general Eduardo da Silva.

Y es que, el pan artesanal mexicano tiene miles de variedades que colocan al país como uno de los más ricos en materia de cultura panificadora a nivel mundial, resaltó en entrevista.

De esta forma, la panadería artesanal mexicana podría traspasar fronteras de la mano de Da Silva, dueño de nueve tiendas en la Ciudad de México -la primera de ellas en Polanco- que elaboran pan gourmet de tipo europeo y mexicano con ingredientes naturales.

Señaló que ha incursionado con franquicias en la capital del país, pero ahora ya piensa en abrir sucursales en ciudades como Guadalajara y Monterrey, y luego de consolidar su modelo de negocios, podría abrir una tienda en algún país de América Latina.

“Quiero que esta panadería, que representa al pan artesanal que se hace en México, trascienda”, resaltó en el marco del 15 Aniversario de la panadería Da Silva.

El director general de la empresa, de origen portugués, señaló que luego de su fracaso en el negocio de las zapaterías en los años 90, estudió repostería debido a su afición a la comida.

Al principio hacía pasteles en la cocina de su casa que vendía al restaurante de su hermana, también en Polanco, recordó.

Al poco tiempo decidió abrir una panadería que lleva su nombre en esta misma zona, reconocida por el sabor de su pan dulce y salado. “Mi secreto es respetar los métodos artesanales que se han perdido por la industrialización y producción en masa de las cadenas de panaderías y las de barrio”.

Si bien es una de las panaderías más caras de la Ciudad de México, pues mientras un bolillo en cualquier establecimiento cuesta alrededor de 1.50 pesos, en Da Silva el mismo tamaño de pan tiene un valor de 15 pesos, “pero el sabor es en esa proporción”, justificó.

Al respecto, reconoció que los insumos –como la harina y mantequillas de importación, entre otros–, se ven presionados al alza debido a la paridad peso-dólar, sin embargo no prevé aumentar el precio de sus panes en lo que resta del año.

Minuto a minuto