Fundador:
Miguel R. Valladares García

Martes 22 Agosto 2017

Un premio: flotar entre las nubes de cannabis

Cuando está de moda una discusión que ha sido alentada recientemente por el mandatario nacional Enrique Peña Nieto sobre el uso de la marihuana, desde hace décadas cientos, miles y quizá millones de mexicanos sin ser escorias sociales, delincuentes u otro mal para el Estado, consumen cannabis como una forma casual de disfrutar la vida en un país complejo

Rubén Pacheco / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

UN PREMIO FLOTAR ENTR-NOTAEl humo salió de su boca y flotó por el espacio mientras un rayo de luz caía en su mejilla y el sol se reflejaba en sus pupilas. Así es como Fernanda disfrutó de un porro, churro o toque de marihuana, en los pasillos de su patio y así comienza la historia de una profesionista potosina consumidora del estupefaciente.

La comunicóloga de 33 años de edad, quien es funcional en sociedad, narró que su primera experiencia con el “orégano” llegó a los 16 años, por curiosidad y para andar ‘cool’, sin embargo, no fue tan genial.

Atribuye su mala experiencia inicial a que no es algo que se aprenda o te “expliquen cómo se hace”. Para su fortuna, años más tarde unos amigos les explicaron la forma correcta de fumarse un “churro” de cannabis.

Una vez degustado el producto, descartó haber visto elefantes rosas como lo asumen las masas, señala —eso sí— que en aquel momento brotó un estado de relajación total, acompañado de una abstracción, simplicidad y un sobre exceso por risa.

Mientras el agua hervía para prepararse un café después de un viaje de esos en que subes y bajas en microsegundos, el abrir de ojos a la realidad existente es bajo una perspectiva de Matrix, es así como el común ciudadano conceptualiza al consumidor de marihuana, sin embargo, Fer considera que es tan simple y llano como, “sentarme a ver Netflix todo el día y comer pizza. Es como un premio”.

Narró que en su infancia vivió en la colonia Prados de San Vicente Segunda Sección, ubicada al oriente de la capital, en un hogar donde sus padres le advertían, “no te vayas por ahí porque hay mariguanos”, es decir, los malvivientes son adictos.

No obstante, al paso de los años los consumidores pasaron de ser aquellos pandilleros de la esquina, a ser personas súper tranquilas. Los mariguanos son psiquiatras, médicos, diseñadores, entre otros profesionistas, los cuales son funcionales en sociedad, recalcó.

“La verdad es que la primera vez fue en una fiesta con una amiga que conocía y un desconocido: fue como muy irresponsable de mi parte. La primera vez no sentí nada. Yo creo que lo hice todo mal”.

— ¿Cómo has logrado que la mariguana no te afecte en tu vida diaria, en tu productividad y en tu organismo?

— Yo diría que es control y responsabilidad. Una vez que aprendes los efectos de la droga, sabes qué puedes hacer y qué no puedes hacer cuando estas drogado.

Entre risas por prestarse a revelar los secretos a voces de la hierba, Fernanda puntualizó que el consumo del enervante se va transformando en una actitud meramente lúdica, de fin de semana, “¡es como cuando te tomas una chela!”

Sobre la posibilidad de aumentar los gramos de posesión del narcótico, expuso que hace falta replantear la política de drogas en México y de dónde viene la ideología prohibicionista.

Asimismo, aumenta la necesidad de saber cómo se consume, la distinción entre drogas, sus efectos y su posible adicción, pues satanizarla diciendo que es mala, no sirve.

“Toda la semana trabajé un montón: me merezco un porro, sentarme a ver Netflix todo el día y comer pizza. Es como un premio, no lo ves como algo que haces todos los días”, señaló.

Por otra parte, Enrique, diseñador gráfico de 34 años de edad, otro consumidor cotidiano, comentó que desde hace 10 años consume la hierba.

Señala que él tuvo contacto con la droga en su etapa de universitario, cuando unos amigos le ofrecieron una probadita que a la postre lo cautivó.

Pese a su historial añejo de consumo, relató que ha habido años en que no ha fumado el enervante y otras temporadas en que la ha consumido diariamente.

Aseveró que pese a consumir cannabis, contrario a lo que muchos conservadores pensarían, nunca se ha visto inmiscuido en un acto ilícito, así como tampoco sus amigos o personas cercanas que gustan de la droga.

“Las personas que roban casualmente consumen, pero generalmente los que consumen no tienen por qué robar. Yo he conocido personas que son adictas reales a la marihuana, pero siguen siendo personas funcionales, productivas y que hasta pagan impuestos”, señaló.

— ¿Cómo le has hecho para que la mariguana no genere problemas en tu vida?

— Básicamente, con conocimiento acerca de las drogas. O sea, creo que eso es una parte fundamental. Si supiéramos qué hace la droga y el control de riesgos, estaríamos del otro lado como país”, valoró.

La salida a los problemas de seguridad, no es legislar la marihuana

En entrevista, Alejandro Alfonso Poiré Romero, decano de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), valoró que la problemática de falta de seguridad se resolverá cuando existan policías debidamente preparados, equipados y evaluados en los controles de confianza.

El ex titular de Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) durante el sexenio calderonista, opinó que la regulación del enervante en México debe enfocarse desde una perspectiva de salud pública, aspectos fármaco-medicinales y posiblemente sobre su uso individual entre la ciudadanía.

“Lo que es muy preocupante o que sería muy preocupante, es que pensemos que esa es la salida a nuestros problemas de seguridad. Esa es una puerta falsa para los temas de seguridad”, sentenció.

Valoró que el concepto de querer legalizar la droga para darle un golpe al narcotráfico, es una percepción equivocada, pues el tráfico ilegal de las drogas tiene un precio exagerado porque hay un mercado consumidor: Estados Unidos de Norteamérica.

Alfonso Poiré enfatizó que la mariguana “ni siquiera” es la parte fundamental de las ganancias multimillonarias de los cárteles del crimen organizado.

— ¿México está preparado para alcances sobre la legislación de la mariguana?

— Ha habido un avance en cuanto a la legislación de los estupefacientes. Durante el gobierno del presidente Calderón se ampliaron los límites mínimos que se permitía a una persona tener en posesión.

Minuto a minuto

Toda la sección