Fundador:
Miguel R. Valladares García

Viernes 24 febrero 2017

En su primera rueda de prensa, Trump agradece a Ford y espera que GM siga su ejemplo (VIDEO)

Insiste en la construcción de un Muro y el cobro de altos impuestos para las empresas estadounidenses que inviertan en México.

Pulso

donald-trump

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró hoy que implementará una serie de políticas que serán adversas para México, que incluyen el retorno de inversiones, impuestos a las importaciones y pago por el muro fronterizo.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo, Trump reiteró propuestas que en teoría van en contra de los lineamientos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero que se han convertido en ejes de su plataforma política.

Al inicio de la conferencia, celebró los anuncios recientes de las automotrices Fiat Chrysler, Ford y Toyota de invertir en Estados Unidos, pese a que tales decisiones implicarían en algunos casos cancelaciones de proyectos productivos en México.

“Vieron ayer a Fiat Chrysler. Van a construir una enorme planta en este país en vez de en otro país. Ford acaba de anunciar que detuvieron sus planes para una planta de mil millones en México y van a mudarse a Michigan y a expandirse de manera sustancial en una planta que ya existe”, dijo.

Trump agradeció tanto a Ford como a Fiat Chrysler, y añadió que espera que “General Motors sea la siguiente, y creo que lo será. Creo que muchas personas lo harán. Pienso que muchas industrias van a regresar”.

Luego de la cancelación de una inversión de mil 600 millones de dólares de parte de Ford, tanto la automotriz General Motors como Toyota expresaron que mantendrían sus planes de producción en México.

La decisión de General Motors y Toyota ocurrió pese a que Trump criticó a ambas empresas mediante mensajes en Twitter, y amagó con imponer “un fuerte impuesto fronterizo” a los productos que importen de México a Estados Unidos.

El presidente electo insistió en imponer esta tarifa a las importaciones a Estados Unidos, que durante su campaña adelantó que sería de 35 por ciento, lo que contraviene las regulaciones de la OMC.

“Habrá un fuerte impuesto fronterizo para estas compañías que están dejando el país y que se están saliendo con la suya”, aseveró Trump.

Subrayó que la tendencia entre las empresas de Estados Unidos de transferir su producción a países con menores costos “ya no sucederá más”, y que ahora los empresarios estadunidenses ya saben que pagarán un alto impuesto si mantienen esos planes.

Trump insistió además en que México pagará eventualmente a Estados Unidos por la construcción del muro fronterizo que planea levantar, aunque a fin de iniciar este proyecto el Congreso destinaría los recursos iniciales.

“México de alguna manera nos reembolsará. Eso va a suceder ya sea mediante un impuesto o un pago, eso va a suceder”, aseguró el presidente electo.

Declaró que prefiere no esperar el año y medio que, calculó, durarán las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el marco de las cuales ha manifestado que negociará el costo del muro.

Aclaró: “Me encanta México”, además de alabar a su gobierno y sus funcionarios, a quienes calificó como “muy inteligentes”. Sin embargo, señaló que México “se ha aprovechado” de Estados Unidos.

“No los culpo por lo que ha pasado. No los culpo por aprovecharse de Estados Unidos. Lo que quiero decir es que no debimos haber permitido que eso sucediera”, consideró Trump.

Por su parte, el gobierno de México ha sido enfático en su posición de que no pagará por el muro en la frontera con Estados Unidos.

En otro tema, insistió hoy en que “nunca” tuvieron que haberse filtrado informes difundidos en las últimas horas sobre supuestas operaciones de agentes rusos que pueden incluir material comprometido para él.

Son noticias “que no tienen sentido, quizás difundidas por agencias de inteligencia, ¿quién sabe?”, afirmó Trump en una declaración al comienzo de la rueda de prensa convocada hoy en Nueva York.

Trump agregó que esos informes “nunca tendrían que haberse escrito, nunca tendrían que haberse ‘hackeado’ y nunca tendrían que haberse difundido”.

Reconoció que Rusia estuvo detrás de los ciberataques realizados en el proceso electoral que culminó con los comicios del 8 de noviembre.

“‘Hackear’ es malo, no tendría que haber ocurrido”, afirmó Trump en una rueda de prensa en Nueva York, refiriéndose a los informes de inteligencia que indican que los ataques cibernéticos rusos pudieron beneficiar al aspirante presidencial republicano.

“Sobre el ‘hackeo’, creo que fue Rusia”, agregó, en una posición que cambia opiniones anteriores en las que se mostraba poco reacio a aceptar que Rusia estuviera detrás de estas acciones de pirateo informático, que afectaron especialmente al bando demócrata.

Aparte dijo  que va a ceder todo el control de sus negocios a sus dos hijos adultos y a un colaborador, pero no liquidará sus activos en la empresa.

Trump, que recordó que si quisiese podría seguir dirigiendo su compañía mientras está en la Casa Blanca, aseguró que sus hijos no discutirán las decisiones empresariales con él.

Su abogada, Sheri Dillon, explicó además que la empresa de Trump no establecerá nuevos negocios en el extranjero durante su Presidencia y que las operaciones domésticas serán objeto de una escrupulosa supervisión para evitar conflictos de intereses.

Minuto a minuto

Toda la sección