Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 22 noviembre 2017

Escultor del toro de Wall Street arremete contra la niña que le planta cara

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

AP_17067582111525El escultor del famoso toro de Wall Street, Arturo Di Modica, arremetió hoy contra la desafiante niña de bronce que fue colocada delante del miura en la víspera del Día Internacional de la Mujer de este año, y que acaparó muchas miradas.

“Lo que hicieron está mal”, dijo Di Modica al medio local Daily News, que describió la presencia de la niña como una mera campaña publicitaria.

La figura de la niña desafiante fue iniciativa del State Street Global Advisors, una gran firma de inversiones estadounidense que tenía como objetivo llamar la atención sobre la brecha de género en el mundo de los negocios.

A los pies de la fémina, obra de la escultora uruguayo-estadounidense Kristen Visbal, una pequeña placa señala en inglés: “Conozca el poder de las mujeres en el liderato. ELLA marca una diferencia”.

Sin embargo, De Modica destacó que a diferencia de la niña, el “charging bull”, que costó unos 350.000 dólares que pagó de su bolsillo, no está hecho para un solo género, sino para todo el mundo.

“Lo hice para todo el pueblo americano. No está diseñado para hombres, mujeres u homosexuales”, insistió el artista en una entrevista telefónica.

Inicialmente, la “Niña sin miedo” iba a permanecer frente al toro una sola semana, pero ese periodo se extendió hasta el 2 de abril, según anunció el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

Ahora, además, más de 50.000 personas han firmado varias peticiones en internet para que la nueva escultura pase a formar parte del paisaje neoyorquino de forma permanente.

“Se están aprovechando de la situación. No está bien que insulten a todos los americanos, ni a mí ni mi trabajo”, agregó De Modica.

El toro de Wall Street apareció frente a la bolsa neoyorquina en diciembre de 1989, donde se colocó pese a no tener permiso para hacerlo, pero los oficiales dieron más tarde permiso para que permaneciera ahí de forma permanente.

“Lo puse ahí por el arte. Mi toro es símbolo de prosperidad y de fortaleza”, zanjó el artista.

El Ayuntamiento de Nueva York afirmó no tener un plan específico hasta la fecha para la “Niña sin miedo”, que dijo ha propiciado “conversaciones importantes sobre el liderazgo de la mujer”.

Sin embargo, apuntó asimismo que “hacer una pieza de arte una parte permanente del paisaje callejero de la ciudad requiere de una revisión profunda y meditada de una variedad de factores logísticos y de diseño”.

Minuto a minuto