Fundador:
Miguel R. Valladares García

Domingo 23 Julio 2017

Potosino vende auto por una noche de “Champions”

Edgar García se deshizo de su coche para cumplir el sueño de presenciar un partido en Barcelona

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

POTOSINO VENDE AUTO--notaEdgar García se deshizo de su automóvil para cumplir el sueño de presenciar un partido de la Liga de Campeones de Europa, para vivir lo que le parecía inimaginable, una de las codiciadas noches de “Champions League”, en Barcelona.

Este miércoles concretó su anhelo, y tras un largo viaje pudo hallarse en el juego de cuartos de final entre el Barça y la Juventus de Turín, la legendaria ‘Vecchia Signora’. Para cualquier hincha del mundo, un bocadillo imperdible.

Barcelonista hasta el cogollo, el joven potosino no se arrepiente de gastar su dinero en el viaje y la entrada al Camp Nou, habla con conocimiento y aunque los ‘culés’ sucumbieron en esta edición, reitera que no hay remordimiento.

Sus palabras legitiman que no se lo hubiera perdido por nada del mundo, y desde España platica su experiencia:

“Desde siempre he sido fanático del futbol, lo llevo en la sangre gracias a mi padre. Hace poco más de 15 años tuve la oportunidad de empezar a ver el balompié europeo, la famosa ‘Champions’ que a nuestro país llega sólo gracias a la televisión, muchas veces restringida en San Luis”.

“Conocí al Barcelona, me enamoré del cuadro culé en la época en que brillaban Ronaldinho, Eto’o, Henry y claro, el mexicano Rafa Márquez. En esa época apenas iba surgiendo un joven argentino que hoy en día es el emblema no sólo del Barça sino también el mayor atractivo turístico de la ciudad condal, Lionel Messi”.

“Bueno, para no darle más vueltas al asunto, ayer junto a mi hermano -el gran responsable de poder vivir esta travesía- tuve la oportunidad de disfrutar y sufrir en carne propia eso que los terrenales conocemos, saboreamos y disfrutamos tanto, ‘las noches mágicas de la Champions’”.

Edgar recuerda que para este juego el Barça llegaba con desventaja de 0-3, aun así era como “una final adelantada. Es cierto, el cuadro catalán llegaba con una losa muy pesada, pero con la ilusión intacta por parte de sus seguidores de presenciar otra remontada histórica, como la del 8 de marzo pasado contra el PSG (París Saint Germain) que quedó para el recuerdo”.

“El duelo entre españoles e italianos empezó a jugarse varias horas antes del pitido inicial, cuando los ‘tifosi’ hicieron su arribo a la ciudad; lucieron impecables, imponentes, seguros de su equipo. Aparte, entre el barcelonismo se respiraba tensión, entusiasmo sí, pero mesurado. Muchos creían y hablaban de la remontada, pero en muy pocos sonaba realmente convincente”.

“‘Necesitamos a Messi enchufado’ o ‘requerimos uno o dos goles de ventaja al medio tiempo’, eran parte de los diálogos afuera del estadio, mientras los italianos le cantaban a su equipo, a Higuaín y contra todo pronóstico sí veían la remontada posible… ‘pero sólo en el Play station’”, decían en tono de burla”.

“Fue un mosaico impecable por parte de la afición catalana, cánticos por doquier”, cuenta Edgar.

Pero admite que cuando el partido arrancó, la propuesta de la ‘Vecchia Signora’ apaciguó rápidamente el ánimo de la afición con Higuaín y Cuadrado llegando en varias ocasiones, “el gol que sentenciaba la eliminatoria rondaba el Camp Nou. Del Barcelona poco y nada. Messi y Neymar lo intentaban pero se estrellaron una y otra vez con un cuadro italiano bien plantado, un serio contendiente al título”, considera.

“El segundo tiempo fue más de lo mismo. Mientras el Barcelona buscaba más con corazón que con buen juego un gol que diera esperanza a su afición, la ‘Juve’ amenazaba al contragolpe. Al minuto 65, Messi tuvo tal vez la más clara del encuentro al encontrarse solo en el área chica con un balón que Buffon dejó a la deriva, pero el argentino lo mandó a la tribuna ante la desazón de la grada blaugrana”.

Edgar admite que la experiencia de los italianos se hizo presente para desesperar a los ‘astros’ del Barça y los minutos se diluyeron lentamente, “al final los italianos celebraron su pase y están entre los mejores cuatro equipos de Europa”.

Pero eso fue un resultado más, y para Edgar la eliminación de Barcelona podría representar “una noche trágica, pero ¿qué importa cuando pudiste ver y disfrutar tanta historia, talento y futuro reunido en una sola cancha?’”, se cuestiona.

“Qué importa –insiste- haber vendido tu auto y prácticamente renunciar a tu trabajo por vivir diez días de puro vértigo en tierras a las que jamás pensaste que llegarías. Qué importa cuando pudiste ver al gran Buffon bajo los tres palos con la ‘Juve’; a Iniesta, el héroe que le dio a España el único título de Copa del Mundo en su historia; y a Lionel Messi, la ‘Pulga’ que tiene endiosadas a millones de personas en todo el mundo”.

Por si todo eso no fuera suficiente, agrega que “también pudiste ver en vivo y en directo a los dos jugadores sobre los que estarán todos los reflectores durante los próximos años, Neymar y Dybala… y encima lo hiciste acompañado de la persona con la que creciste y aprendiste a amar este deporte”, declara.

Edgar tiene planeado regresar en los próximos días a la capital potosina. Antes, buscará hacerse de un boleto para el ‘clásico’ Barcelona-Real Madrid en la Liga de España, “las entradas están carísimas, pero ¿qué importa todo? ¡Viva el futbol!”, dice convencido.

Minuto a minuto