Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 18 noviembre 2017

El viaje de Iñárritu

Fue bien recibido con su filme de realidad virtual sobre inmigrantes

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cannes.- El cineasta Alejandro González Iñárritu y Emmanuel Lubezki han unido sus talentos para construir una experiencia artística en la que la realidad virtual y el simbolismo sitúan al espectador en el corazón mismo de los inmigrantes ilegales que cruzan de México hacia Estados Unidos.

Una experiencia en la que el espectador pasa a ser parte del drama de la inmigración a través de la realidad virtual que lo transporta a un dramático momento, el de la detención en pleno desierto de un grupo de inmigrantes que trataban de entrar ilegalmente en EU.

Basándose en los testimonios de varios de estos inmigrantes, González Iñárritu ideó un proyecto artístico que va más allá de una mera instalación o exposición y en la que la realidad virtual es el elemento principal pero no el único.

Antes de llegar el 7 de junio a la Fundación Prada de Milán, que financió el proyecto, Iñárritu y Lubezki han estrenado “Carne y arena (Virtualmente presente, Físicamente invisible)” en el marco del 70 Festival de Cannes, como parte de sus eventos especiales, pero fuera de él.

Fuera física y conceptualmente porque ni es una película ni se puede ver en las sedes del festival.

Para participar de la experiencia, cuyo símbolo es un corazón, hay que llegar hasta el pequeño aeropuerto Mandelieu de Cannes y entrar a un hangar habilitado para acoger un proyecto en el que Iñárritu ha estado trabajando durante cuatro años.

“Tomé algunos riesgos creativos, recorrí caminos nunca antes visitados, y aprendí muchas lecciones. Si bien ambos son audiovisuales, la realidad virtual es todo lo que el cine no es, y viceversa; el marco desaparece y los límites bidimensionales se disuelven…”, señala.

Minuto a minuto

Toda la sección