Fundador:
Miguel R. Valladares García

Lunes 26 Junio 2017

Evoluciona

La cantante estrenó “Melodrama”, tras cuatro años de silencio retrata un lado más intimo

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La cantante neozelandesa lanzó ayer su segundo trabajo musical, “Melodrama”, a cuatro años de su galardonada ópera prima, “Pure Heroine”.

Fue la sorpresa de 2013 para la industria musical. Una joven de 16 años, oriunda de Auckland, Nueva Zelanda, se convirtió en un éxito de ventas y reproducciones con su álbum debut, Pure Heroine. Lorde apuntó al pop electrónico con letras que atacaban a la frivolidad y a la indiferencia.

En 2014, la intérprete de “Royals” se convirtió en la artista neozelandesa más joven en ganar un Grammy. En esa versión de los destacados premios, la joven se quedó con dos categorías, de cuatro a las que fue nominada.

SUPERA DEBUT

Durante cuatro años mantuvo silencio musical, hasta que lanzó el primer single de su nuevo disco, “Green Light”.

Ese primer vistazo a lo que sería Melodrama, álbum que se ha llevado los aplausos de parte de la crítica, incluso fue catalogado como superior a su debut musical. Tomando en cuenta la superficialidad que quiso mostrar en Pure Heroine,en esta ocasión Lorde retrató un lado más íntimo.

“Viene de los más profundo. En sus momentos más débiles te sorprende la sensación de Lorde luchando por asegurar su individualidad en media de música muy genérica”, señaló el sitio inglés The Guardian.

Por su parte, la revista Rolling Stone sostuvo que la cantante presenta “señales de un nuevo orden”, dejando la “paleta electrónica” de su disco anterior, por “solitarios acordes de piano”.

Asimismo, Variety sostuvo que Lorde “cumple su edad” con Melodrama, proclamando un trabajo vivencial propio de una representante millennial a los 20 años.

Sin embargo, aún así captan un grado de madurez musical en esta nueva apuesta: “Sigue siendo un disco predominantemente serio, pero sus momentos más livianos son muy divertidos y el todo es tan bueno que hace que el precoz primer álbum parezca un juego de niños”, indicó el medio especializado.

La neozelandesa trabajó en esta oportunidad con el productor y compositor Jack Antonoff, reconocido por su trabajo con el grupo fun, y las artistas Taylor Swift y Sara Bareilles.

Minuto a minuto

Toda la sección