Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

“Miau y bienvenidos”: abre una cafetería para gatos en Alemania

DPA
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La cafetería que acaba de abrir sus puertas en la ciudad alemana de Hamburgo seguramente no es el lugar más indicado para personas alérgicas. En el nuevo establecimiento se puede de tomar café, comer un trozo de tarta o leer el diario disfrutando de la compañía de seis gatos.

Todos los felinos proceden de un centro de acogida para animales. La dueña de la curiosa cafetería, cuyo nombre es “Katzentempel” (templo para gatos), señala que quiso poner en marcha un negocio que combina la gastronomía con la protección de los animales.

“Miau y bienvenidos”, es la consigna del “templo” ubicado en el barrio hamburgués de Eimsbuettel. La página de internet muestra una foto de la propietaria Rilana Rentsch con una taza de café y un gato marrón y blanco que se desplaza sobre la mesa con su cola en alto.

La noche antes de la inauguración oficial, una residente conversa con el camarero de un restaurante vecino. Ambos señalan hacia la nueva cafetería. Otras personas se quedan paradas frente al local y miran hacia adentro con curiosidad. “Me parece una idea estupenda”, señala Lena, que vive en un barrio cercano. “Los animales tienen un nuevo hogar y los clientes están felices”, asegura.

El interior no se parece a un templo. En lugar de revestimiento de mármol hay muebles de casa de campo restaurados. El salón con grandes ventanales es muy cálido y de los altoparlantes resuena Johnny Cash.

Algunos de los seis gatos están durmiendo en alguna de las sillas o en el suelo, otros juegan con los huéspedes. Un padre con el folleto de la cafetería en la mano bromea: “En este folleto no hay indicaciones de cómo conseguiré sacar de nuevo a mi hija de aquí”.

“Los animales, ya sean perros o gatos siempre me han tranquilizado”, señala el fundador de “Katzentempel” Thomas Leidner. El ex banquero de Múnich abrió el primer café para gatos en Alemania hace cuatro años.

Antes su negocio eran los derivados altamente especulativos, hoy son los gatos.

Hamburgo es el tercer “café para gatos” que abre en Alemania, después de Múnich y Núremberg. El emprendimiento sedujo tanto a Rentsch, quien decidió renunciar a su trabajo y abrir este nuevo “templo para gatos”, que además de felinos se especializa en comida vegana.

Minuto a minuto