Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 18 octubre 2017

Autos exóticos con motores a leña, a gas y de ocho piezas

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por Stefan Weissenborn (dpa)

Desarrollar motores nuevos es un asunto caro. La presión de la industria para que aumenten su eficiencia y las normativas cada vez más estrictas sobre el control de emisiones contribuyen a ello. «La consigna es avanzar en el desarrollo cuidadosamente en lugar de pensar todo a nuevo», dice Marcel Muehlich, asesor técnico del Auto Club Europa (ACE).

«Actualmente el repensar de cero está focalizado ante todo en la motorizacion eléctrica.» Todo lo demás tiende a un motor unificado, como lo ponen en evidencia las numerosas cooperaciones entre empresas automotrices. Pero no siempre fue así. Indagando en la historia del automóvil se pueden rastrear estos seis tipos de motores, en su mayoría caídos en desuso actualmente:

El motor Stelzer: Fue desarrollado por el inventor alemán Frank Stelzer, fallecido en 2007. Fue objeto de teorías conspirativas que aseguraban que era demasiado bueno, que habría significado pérdidas enormes para la industria automotriz, con sus millones invertidos en los motores diesel y de comubustión interna. El motor Stelzer, de dos tiempos, se componía de sólo ocho partes, contra unas 300 del motor convencional. Esto reducía notoriamente el desperdicio de energía por fricción, con un consecuente mejor remdimiento. Además podía ponerse en marcha con gasolina, combustible diesel, metanol, etanol o gas natural. Su gran desventaja eran las relativamente elevadas emisiones de sustancias tóxicas.

Turbina a gas: El problema de este tipo de motor radica en que funciona siempre a la misma cantidad de revoluciones, por lo que no resulta adecuado como único propulsor de un auto. Chrysler desarrolló en 1964 su Turbine Car aplicando el principio de los aviones a reacción. Llegaba a una potencia de 130 CV. Se construyeron 50 prototipos idénticos que fueron probados por cuatro años, pero se abandonó el proyecto por sus emisiones nocivas. Podría concebirse el funcionamiento de un motor a turbina pequeño como extensor de autonomía.

Motor de cinco tiempos: Es un concepto que es seguido con interés por varias automotrices, entre ellas Toyota y Volkswagen. En principio se trata de un motor de cuatro tiempos en el que el ciclo de compresión se divide en dos tiempos, manteniendo abierta la válvula de admisión durante una parte de la carrera ascendente del pistón, lo que mejora la eficiencia. El llamado principio de Atkinson de estos motores es aplicado entre otros en el Toyota Prius y en los autos híbridos de Ford y Mercedes. Una variante del mismo es el ciclo Miller, con sobrealimentación agregada, que se utiliza actualmente en el VW Golf 1.5 TSI.

Motor de dos tiempos: estos motores permitían desarrollar una potencia significativa incluso con cilindradas pequeñas. A diferencia de los motores de cuatro tiempos se produce en ellos la chispa de la bujía en cada vuelta de cigüeñal, en lugar de cada dos rotaciones. Funcionó en modelos como el DKW, el Traband de la República Democrática Alemana y el Wartburg. Pero cuando comenzó a prestarse más atención al nivel de emisiones se terminó su ciclo. Al quemar aceite con la combustión se producían gases tóxicos por encima de los niveles admitidos actualmente.

Combustión de madera: La llamada propulsión a gasógeno fue una solución de emergencia ante la escasez de gasolina durante la Segunda Guerra Mundial. El calentamiento de madera por combustión incompleta producía gases -sobre todo monóxido de carbono- que ponían en movimiento al motor de combustión interna. Por fuera de la carrocería se solía instalar el generador alimentado con leña. Era de manipulación compleja, producía ceniza y tenía un importante desperdicio de energía calórica.

Motor Wankel: Este motor de pistones rotativos, que prescinde de válvulas, bielas y cigüeñal, se caracteriza por su andar suave y silencioso y la facilidad de fabricación. Pero presentaba altos niveles de consumo y emisiones, así como cierta dificultad en mantener estancas las secciones del rotor. El modelo más difundido que utilizaba motor Wankel fue el NSU Ro 80, estrenado en 1967, Mazda utilizó estos motores hasta 2012 y anuncia que producirá a partir de 2019 un auto híbrido con un motor Wankel como extensor de autonomía. Incluso presentó para patentamiento un motor Wankel como propulsor principal.

Minuto a minuto