Fundador:
Miguel R. Valladares García

Martes 22 Agosto 2017

Plegarias del creyente

Inauguran exposición en el Museo del Virreinato.

Hugo Rentería / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las devociones a imágenes religiosas de varios siglos, y la riqueza cultural del lenguaje incluido en las oraciones, es lo que presenta al público el Museo del Virreinato en la exposición “Las plegarias del creyente: impresos devocionales, siglos XVIII, XIX, y XX”, con la curaduría de Marco Villa.

La exposición recupera las novenas del siglo XVIII que eran escritas a mano, debido a los altos costos de impresión de la época. Los objetos que se exponen son del coleccionista particular de Raúl Cano Monrroy, parte del acervo ya estuvo en una muestra en el Museo Nacional de la Estampa.

A diferencia de aquella exposición en el Museo Nacional de la Estampa, en la del Museo del Virreinato se amplió la temporalidad incluyendo impresos del siglo XVIII. “Finalmente la idea es mostrar un fenómeno de la gráfica, las novenas y devocionarios vienen desde el siglo XVII, pero en el XVIII comienza su auge”, dice el curador.

Los impresos fueron artículos de lujo en los siglos XVIII, y su importancia es histórica y gráfica por las condiciones en que se realizaron. “Son apropiaciones novohispanas de impresos europeos, con advocaciones locales, o advocaciones que entraron en desuso como la ‘Virgen María en honra de su purísima leche’, una advocación que tuvo auge en el siglo XVIII”, agrega Marco Villa.

Para el siglo XIX ya es más fácil acceder a éstos impresos, y se veneran a imágenes religiosas como la Virgen de la Luz, San José o San Antonio. En el apartado del siglo XX los grabados estelares son los de José Guadalupe Posada, realizados en la imprenta de Antonio Vanegas Arroyo en la Ciudad de México al inicio del siglo pasado.

En el segmento del siglo XX, los impresos destacan por la inclusión de colores más vivos en las oraciones y la impresión fotomecánica.

Además hay un segmento de impresos realizados en San Luis e imágenes de culto local como la del obispo Miguel de la Mora, a quién se le consideró santo después de su muerte y se integró una fotografía de su velorio.

Minuto a minuto