Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 noviembre 2017

Diseñadores de autos siguen apelando a modelos de arcilla

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El modelo en arcilla de un Buick en 1954 / Foto: General Motors

WARREN, Michigan, EE.UU. (AP) — Los diseñadores de autos tienen a su disposición todo el software y las herramientas de realidad virtual imaginables. Pero cuando quieren asegurarse de que las curvas de los vehículos son las adecuadas, recurren a la vieja escuela y a uno de los materiales más antiguos del mundo: la arcilla.

Todo vehículo diseñado por una firma grande, desde Mercedes hasta Toyota, pasando por Tesla, ha tenido una versión en arcilla antes de salir a la calle. Los fabricantes contratan escultores para que hagan modelos en escala e incluso vehículos de tamaño normal en arcilla. Esculpen cada detalle, desde las ventanas hasta las manijas de las puertas y las pequeñas hendiduras del capó. También esculpen los interiores, con tanto detalle que los grupos de estudio que evalúan el producto a veces no se dan cuenta de que están viendo un tablero de arcilla.

Las empresas automotrices probaron otros materiales, incluido el yeso. E intentaron diseñar autos en computadoras. Pero sin el proceso de perfeccionamiento a mano con arcilla, los diseños tienden a lucir artificiales y rancios, según Bob Boniface, director de diseños exteriores de los Buick, de General Motors.

“La arcilla es lo mejor. Es un medio muy flexible”, dijo Boniface. “Podemos agregar o quitar arcilla muy rápidamente”.

La arcilla es usada en el diseño de autos desde al menos la década de 1930. Se cree que el legendario diseñador de GM Harley Earl es uno de los pioneros de esta tradición. Ahora, en los mismos estudios llenos de luz en los que trabajó Earl, diseñadores y escultores de GM siguen usando todos los años miles de kilos de una arcilla rojiza de Kolb, un abastecedor alemán, para dar forma a los nuevos modelos.

El diseño es más vital que nunca para las firmas automotrices, indicó Boniface. El nivel es muy parejo en lo que hace a resistencia a los choques, consumo de combustible, comodidad y precio. Lo que marca la diferencia es el diseño.

“El auto es un producto, pero su compra es un proceso muy emocional”, manifestó. “Por ello el trabajo de diseño que hacemos aquí es muy importante para distinguir nuestro producto de los demás”..

La producción de un nuevo modelo comienza con los bosquejos de los diseñadores. Cuando surgen algunas ideas básicas, los escultores hacen modelos de arcilla cuyo tamaño es un tercio del que tendrá el vehículo. Se elige un diseño específico y se prepara entonces un modelo de tamaño real.

En Buick, los escultores preparan un esqueleto de espuma de goma, madera contrachapada y aluminio, que cubren con una capa de arcilla de cinco a siete centímetros de espesor. La arcilla es calentada en hornos especiales durante 24 horas antes de ser usada.

Cuando se enfría, está lista para ser esculpida. Las empresas usan moledoras para suavizar las curvas, en un proceso que toma unos dos días. Luego los escultores se abocan a los detalles, dando forma a arcos sutiles en las ruedas y a los elegantes contornos de las luces delanteras.

Gianna Ball, que esculpe los exteriores de los Buick, estudió herrería y trabajó en un taller de restauración de autos de lujo antes de completar un programa de dos años sobre modelos en arcilla en el Colegio para Estudios Creativos de Detroit. Dice que disfruta del desafío de esculpir detalles complejos en las partes delantera y trasera de los vehículos.

La arcilla es el material perfecto para este trabajo, señaló, porque es muy flexible.

“Puedes correr un riesgo y hacer algo que puede funcionar o no, y que es muy fácil corregir o cambiar si no gusta”, declaró.

Courtney Urbiel, escultora digital que trabaja en el diseño de una puerta desde hace un año, dice que la arcilla hace que todo sea más fácil. Si algo en la puerta puede golpear el codo del pasajero, un escultor de arcilla puede corregir ese detalle en cuestión de minutos. Hacerlo en forma digital tomaría horas, según Urbiel.

El diseño final a veces sufre una docena de alteraciones, si no más.

Hacia el final del proceso se lo cubre con una capa que parece de pintura y se lo saca afuera para ver cómo admite la luz natural.

El diseño de un nuevo vehículo, desde el bosquejo inicial hasta el producto final, puede tomar entre tres y cuatro años.

Recientemente, en el estudio de Buick había un modelo de arcilla del Enclave del 2018 que estaba parcialmente oculto porque los escultores estaban trabajando en algunos cambios de estilo.

El diseñador Max Sullivan observó un costado y colocó una larga cinta adhesiva en un sector que quería que Ball retocase. El toque humano, dijo, siempre ha sido parte del proceso de creación artística y lo mismo sucede con los autos.

“Tienes que estar en condiciones de moldearlo y retocarlo allí mismo”, indicó. “Si lo haces en una computadora, no es real”.

Minuto a minuto