Fundador:
Miguel R. Valladares García

Domingo 24 Septiembre 2017

Diversidad de células en cáncer de hígado lo hacen incurable

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El investigador del laboratorio de bioquímica y estructura de proteínas del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), Julio Pérez Carreón, dijo que 87 por ciento de los cánceres de hígado están constituidos por células diferentes entre ellas, lo que complica su tratamiento.

En conferencia de prensa en la Secretaría de Salud, dijo que en este tipo de tumores pueden convivir cientos y hasta miles de diferentes células y por ello se explica que, a la fecha, no exista una terapia que cure esta enfermedad.

“El reto en investigación es cómo contendemos no con el cáncer de hígado, sino con la pluralidad de diversos cánceres con metabolismos muy diferentes de una célula y otra, y que forman un microambiente, porque en el mismo tumor podemos tener diferentes células con esas características y cómo contendemos contra todas ellas”, enfatizó.

Mencionó que, actualmente, los oncólogos prescriben quimioterapia o cualquier otro tratamiento en el mercado y resulta que cualquiera de ellos ataca solamente a un grupo de las células tumorales presentes en el hígado del paciente, mientras las otras resisten y se siguen multiplicando.

Manifestó que en el Inmegen se descubrió que la cantidad elevada de la enzima llamada prostaglandina reductasa 1 (PGTR1) en lesiones que habían inducido en el hígado de animales, no estaba presente en tejidos sanos.

Esta situación es un biomarcador que puede llevar al diagnóstico temprano del cáncer de hígado, y se está tramitando la patente de este descubrimiento.

Facilitar el diagnóstico es un paso importante en la lucha contra esta enfermedad, de la cual se diagnostican seis mil nuevos casos cada año en México y 800 mil en todo el mundo, pero el siguiente será identificar a las distintas células cancerígenas y crear terapias dirigidas que ayuden a combatirlas.

Explico que la PGTR1 ayuda a proteger a las células tumorales y una vez descubierta su presencia en el tejido hepático, hay que buscar la forma de enmascararlas con un nuevo fármaco y que en vez de defenderlas las ataquen.

 

Minuto a minuto