Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 23 octubre 2017

Tras sismo, nadie quería atender a Iyari Akira

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Chilpancingo, Gro.- El sismo golpeó con intensidad el norte de Guerrero, dejó cinco personas muertas, cinco lesionados, 800 casas dañadas, puentes colapsados, cuatro hospitales y cinco templos dañados.

De Huitizuco es Iyari Akira, una niña de seis años que lucha por salvar su pie izquierdo, en cualquier momento puede ser intervenida en un hospital de Acapulco.

Eran las 1:14 horas del martes, el terremoto de 7.1 grados comenzó a sentirse. Las paredes crujieron, el suelo se estremeció, la casa, en obra negra, se movió sin piedad. Iyari Akira salió a la calle Hidalgo, en la comunidad de Atetetla.

El sismo continuó y la barda de un metro que quedó inconclusa en la azotea de ese inmueble se derrumbó.

A Iyari un pedazo de concreto le cayó en el pie y se lo despedazó. A su abuela los escombros le cayeron en la cabeza y a su tío en la cadera. Los tres quedaron tirados. Los vecinos, después de ponerse a salvo, los ayudaron; un hombre llevó a la familia en su camioneta al hospital en la cabecera municipal.

Ahí comenzó un largo recorrido para Iyari. En Huitzuco no la pudieron atender y les dijeron que tendrían que llevarla hasta Iguala. En Iguala, también les dijeron que no podían atenderla. Trasladaron a la familia a Chilpancingo. Finalmente, a la pequeña la llevaron a Acapulco.

Minuto a minuto