Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 20 octubre 2017

Convocan curas argentinos a votar contra gobierno de Macri

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Mauricio Macri/ Foto: Archivo

Una organización de sacerdotes convocó hoy a votar en contra del gobierno de Mauricio Macri en las elecciones legislativas del 22 de octubre y en las que la principal líder opositora es la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien se postuló como candidata a senadora.

“Como cristianos y como curas, caminando a la par del pueblo, invitamos a votar contra este gobierno, contra la agresión a los pobres y vulnerables, contra el secuestro del futuro”, afirmaron en una carta pública los Curas en la Opción por los Pobres.

Explicaron que en vísperas de las elecciones hay “una situación muy delicada para el país. Hemos abundado en descripciones acerca de las características del gobierno, de las consecuencias ya visibles de sus políticas de corte neoliberal conservador, de su perfil autoritario que ha debilitado notablemente el estado de derecho”.

Después de dos años, agregaron, el macrismo se ha caracterizado por la represión violenta a la protesta social y abusos de autoridad de las fuerzas de seguridad, protección a los capitales más que a los ciudadanos, promesas incumplidas, mentiras y falsedades permanentes y presos políticos.

También destacaron la desaparición del activista Santiago Maldonado, la persecución a quienes piensan distinto, aumento de la pobreza, desempleo, endeudamiento, desindustrialización y entrega de soberanía.

“Nos preocupa e indigna un rasgo cada vez más visible de este gobierno: no asume la función social del Estado y su necesario rol cohesionador. Expresiones del presidente o sus ministros y medidas de gobierno, están dirigidas contra los sectores más débiles o populares a quienes se les causa un visible perjuicio y sufrimiento”, denunciaron.

Los curas consideraron que “frente a esta coyuntura, como cristianos, sabemos que el resultado de estas elecciones puede confirmar o revocar el rumbo elegido por el gobierno, influyendo a su favor o en su contra en la relación de fuerzas, fortaleciendo o debilitando su poder político”.

Advirtieron que “un gobierno que maltrata así a su población, y vive construyendo falsedades, es un gobierno que le da la espalda a los preferidos de Dios. Matar de hambre, desamparo o indiferencia al pobre es un pecado. Votar un gobierno que asfixia a los pobres, creemos que también lo es”.

Sin ningún “temor o prejuicio”, los sacerdotes precisaron que “un cristiano no puede darle el voto a un gobierno como éste, que multiplica las ayudas fraudulentas a sus amigos, facilita las ganancias de los ricos y condena a los pobres a la marginalidad y lo hace a la luz del día con mentiras y desparpajo”.

En las elecciones, dijeron, “están en juego dos modelos antagónicos de país. Un país injusto y dependiente, que concentra la riqueza en una minoría o un país con la gente adentro, distributivo, soberano e inclusivo”.

Reconocieron, además, que “la política no es una varita mágica ni una práctica purista”, pero sigue siendo una herramienta imprescindible para forjar el destino de la sociedad y organizar la vida en torno a la dignidad, la libertad, los derechos humanos y la convivencia pacífica y solidaria.

Minuto a minuto