Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 23 octubre 2017

Beatifican a sacerdote de EEUU asesinado en Guatemala

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

OKARCHE, Oklahoma, EE.UU. (AP) — Pocos peregrinajes religiosos conducen a un camino polvoriento en Oklahoma junto a caballos que pastan, establos de metal y elevadas turbinas eólicas a la distancia.

Pero el inusual destino de este recorrido de 3.218 kilómetros (2.000 millas) desde Centroamérica hasta la casa de una granja en las afueras de un pueblo con un solo semáforo parece un tributo apropiado para el padre Stanley Rother, sacerdote católico asesinado que fue elogiado por su trabajo duro y carácter modesto.

Rother fue beatificado el sábado en una misa en Oklahoma City, un paso previo a una posible canonización. Miles de personas acudieron a la ceremonia en el centro de convenciones de la ciudad para honrar al primer estadounidense de nacimiento que es declarado mártir y beatificado. La ceremonia, que incluyó himnos cantados en inglés, español, vietnamita y comanche, es el segundo evento de su tipo que se realiza en Estados Unidos.

Nacido en Okarche, Rother tenía 46 años y trabajaba como misionero en Guatemala cuando fue asesinado en 1981, uno de varios sacerdotes muertos durante la guerra civil del país entre la dictadura derechista y los guerrilleros liberales. Su nombre apareció primero en una lista de amenazados de muerte, y luego lo mataron a balazos en su misión.

Juan Pablo Ixbalan y otros feligreses y dirigentes eclesiásticos hicieron el peregrinaje desde Guatemala hasta la casa donde Rother vivió de niño. Pisar el lugar donde el sacerdote nació conmovió a Ixbalan hasta las lágrimas, dijo, y profundizó aún más una conexión inseparable.

“Me siento como su hermano, que vivimos juntos, que compartimos el lazo de la hermandad”, dijo Ixbalan en tzutuhil, que es hablado por ciertos mayas. “Él se convirtió en uno de nosotros. Él aprendió la lengua”.

Ixbalan, de 63 años, era un adolescente cuando conoció a Rother en su iglesia en Santiago Atitlán, ubicado a la orilla de un lago entre dos volcanes en la zona montañosa de Guatemala, donde él creció.

Rother comenzó una estación radial, trabajó con los campesinos e impulsó el trabajo y venta de ropa bordada fabricada por la gente de la zona. Como ayudó a traducir el Nuevo Testamento, es una de las personas que contribuyó a crear la forma escrita de tzutuhil.

La Arquidiócesis de Oklahoma City, que patrocinó la misión de Rother a Guatemala, inició el proceso de beatificación en el 2007. En diciembre, el papa Francisco lo declaró mártir.

Minuto a minuto