Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 17 diciembre 2017

Quieren ayudar, pero temen no poder regresar

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

LAS VEGAS.- Cuando Luis Ramírez pudo por fin comunicase con su madre en México tras el poderoso terremoto del martes, supo que la casa donde ella vivía resultó tan dañada que tendrán que demolerla.

Ramírez sopesó tomar un avión desde Nueva York para ayudarle a encontrar una nueva casa, pero era demasiado arriesgado ahora que un programa estadounidense que lo protegía de la deportación está a punto de ser cancelado. Trató de enviar algo de dinero, pero la oficina de transferencias a la que llegan sus remesas cerró por el terremoto. “La situación me come vivo porque no puedes hacer nada”, comentó.

El terremoto desató una respuesta frenética entre las comunidades de migrantes en todo Estados Unidos, donde la gente trató de contactar a sus seres queridos, hallar formas de enviar ayuda, dinero y bienes de emergencia, así como recaudar fondos para localidades más pequeñas alrededor de la capital mexicana y que, dicen ellos, están recibiendo menos apoyo del gobierno.

Los inmigrantes que viven sin permiso en EU desearían viajar para ayudar a sus familiares, pero temen que no los dejen regresar.

Minuto a minuto