Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 15 diciembre 2017

Luis Gerardo y Diego ofrecen adelanto de “Privacidad”

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Redes, teléfonos, aplicaciones, entre otros elementos, fueron las referencias que el actor Luis Gerardo Méndez utilizó para contar parte de la historia de “Privacidad”, la puesta en escena que ahora ocupa el escenario del Teatro Insurgentes.

Un par de horas antes de su estreno oficial la noche del jueves, los medios de comunicación fueron citados para conocer un adelanto de lo que se vería en escena. El encargado de recibirlos fue Diego Luna, quien micrófono en mano saludó y explicó que se trataba de una puesta en escena muy compleja, motivo por el cual sería imposible que saliera de gira, señaló que sería Luis Gerardo el que daría función esa noche y a él le correspondería hacer lo mismo hasta el 26 de octubre.

Se apagaron la luces y todo quedó a oscuras por un momento, de pronto imágenes de personas reales comienzan a proyectarse en un escenario abstracto, con smartphones como plataformas que servirán para recrear diversos escenarios, el primero de ellos es el consultorio de un psicólogo, con el cual el personaje de Luis Gerardo, llamado solamente Escritor, trata de sacar sus demonios internos.

“No podemos avanzar si no recreamos aquellas situaciones que te afectaron”, le dice el psicólogo al Escritor, quien en el diván evoca de inmediato a su madre con quien empieza a mantener un diálogo de confrontación.

Se vuelve a oscurecer y ahora se ubica al personaje en un viaje en auto rumbo a Nueva York, en el vehículo, que es un Uber, va acompañado y no de otras personas, todas ellas inmersas en sus teléfono, mientras el público puede ver quiénes son y a qué se dedican.

La última escena que los medios pudieron ver, es el momento en que el Escritor llega a su nueva casa en la Gran Manzana, toda ella construida con cajas de Amazon, y que contienen las cosas que el protagonista ha comprado para su casa. En ese momento llega a visitarlo un especialista en protocolo, que le dirá como debe conducirse en esta ciudad. Baja la luz, se escuchan aplausos y Luis Gerardo Méndez aparece solo en escena, para recibir los aplausos que son una muestra de lo que podría vivir dentro de 60 minutos, cuando el público ocupe las butacas del lugar.

Minuto a minuto