Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 15 diciembre 2017

Consignan como intento de robo jaloneo a jóvenes

Miguel Barragán / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CIUDAD VALLES.- Un hombre denunció que a su hija y a una amiga de ésta las quisieron secuestrar para violarlas en plena colonia Cuauhtémoc y que la Policía manipuló el reporte al consignar que sólo les habían querido robar su celular. “Hay una realidad más oscura en la ciudad”, asegura.

Enrique Guevara Rivera es un empleado general que tiene una hija de 19 años, llamada Dulce María y quien fue testigo del intento de rapto que sufrió su amiga Evelyn, el pasado martes, a las ocho y media de la noche, en la esquina de Vicente C. Salazar y calle Estadio, de la colonia Cuauhtémoc.

Las dos mujeres jóvenes caminaron desde una taquería que se encuentra en el bulevar México-Laredo, hasta el punto en el que un hombre de barba, con playera negra y pantalón de mezclilla llegó hasta Evelyn y le pidió que le diera la hora.

Evelyn sacó el celular y cuando apenas iba a dictar la hora al hombre, el barbón la comenzó a jalonear con mucha fuerza, rumbo a un carro Platina, color rojo, sin placas, que estaba estacionado en la calle Estadio.

El jaloneo era tan intenso que Evelyn cayó y, a pesar de quedar de espaldas a su agresor, éste la arrastró, rompiéndole la ropa, mientras le amenazaba con un cuchillo en la nuca. Al mismo tiempo, Dulce pedía auxilio a los transeúntes.

El ocupante de una cuatrimoto se detuvo y entonces el barbón soltó a Evelyn, se subió al coche y una persona más condujo a toda velocidad por la calle Estadio, rumbo al norte.

Enrique Guevara dijo temer por la seguridad de su hija y sospecha que lo que ocurrió fue que esos desconocidos, con toda seguridad planeaban llevarse a las muchachas para abusar de ellas. Aunque pidió a la empresa Vencedor, dueña de una oficina que está frente a donde pasó todo, que le facilitaran el video de la cámara de vigilancia, los encargados de la oficina le indicaron que con todo gusto se lo facilitarían, una vez que una orden judicial les mandate hacerlo.

A pesar de la gravedad de los hechos, la madre de la principal afectada en el asalto a la tranquilidad de dos estudiantes, no denunció la agresión ante la Agencia del Ministerio Público.

Minuto a minuto