Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 11 diciembre 2017

Persisten partidas opacas de Congreso

Pese a promesas de desaparecerlos, para 2018, seguirán rubros de gestoría social y capacitación.

Jaime Hernández / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Congreso del Estado no desapareció las partidas de gestoría institucional y de capacitación que en dos ocasiones prometió abolir. Si bien el monto conjunto de ambos rubros se reducirá en 3.4 millones de pesos, para 2018 se seguirán erogando 11.2 millones de pesos.

El Presupuesto de Egresos para 2018 que aprobó el Congreso el martes pasado incluye la partida para servicios asistenciales, a la que se destinan 10.2 millones de pesos. Este año, se erogan en ese concepto 12.3 millones de pesos.

Se trata de recursos que presuntamente sirven para satisfacer demandas de atención de la ciudadanía de la entidad.

En la práctica, el ejercicio de este recurso se destina a adquirir despensas, cobijas, material para construcción, regalos y juguetes. Esta tarea no está dentro de las obligaciones que deben cumplir los legisladores locales.

Sobre la partida de Servicios de Capacitación, el monto previsto para 2018 es de un millón 076 mil pesos. Para este año, se programaron 2 millones de pesos. En 2017, se previeron 27 cursos, la misma cifra de diputados, a razón de 72 mil 300 pesos. Este año, será el mismo número de cursos, a razón de 36 mil 150 pesos por partida.

Ambos rubros son objeto de polémica tanto en su ejercicio como en su fiscalización. Además del uso asistencial del apoyo, también se registra preferencia por ciertos proveedores, además de que se ha detectado presuntos beneficiarios que ni siquiera se enteraron que estaba gestionándose apoyo en su nombre.

En el caso de los cursos, este año se detectaron proveedores “fantasma”, además de que los temas de las capacitaciones resultaban inverosímiles o ajenos a la labor legislativa.

A finales de 2016, los diputados anunciaron que dichas partidas desaparecerían dentro de su plan de austeridad.

Al año siguiente, sin embargo, siguieron apareciendo en el presupuesto. En enero pasado, de nuevo se hizo la misma promesa, aunque tampoco se cumplió.

Lo mismo parece que sucederá en 2018, pues ambas partidas persisten en el presupuesto.

Minuto a minuto