Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 17 noviembre 2017

Miedo y enojo sufren tras 19-S los huérfanos

El colapso del Colegio Enrique Rébsamen provocó la muerte de las madres de cinco menores.

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ciudad de México.- El desplome del Colegio Enrique Rébsamen no sólo causó la muerte de 19 de sus alumnos; entre los escombros también quedó atrapada la posibilidad de cinco menores de edad de crecer junto a sus madres.

Karla (a quien nombraremos así para proteger su identidad), quedó huérfana tras el sismo del 19 de septiembre; su mamá, laboraba en el área de limpieza y mantenimiento del Colegio donde falleció. La menor de 11 años se encuentra ahora bajo el cuidado de su abuelo de 62 años, dedicado a la carpintería y único familiar cercano.

El director del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de la Ciudad de México (DIF-CDMX), Gamaliel Martínez Pacheco, indicó que tras la muerte de la madre, el abuelo tenía miedo que al buscar apoyo por parte de las autoridades se le quitara la custodia de “Karla”.

Sin embargo, el Gobierno capitalino no sólo ha garantizado que se mantendrá a cargo de su nieta, sino también se integrará a la red de apoyos económicos y programas sociales, que ofrece a través del programa “Reconstruyendo Familias”, que puso en operación para atender a niños que se quedaron huérfanos.

Además de Karla, otros cuatro menores de cuatro, 12, 14 y 15 años de edad perdieron a sus mamás, quienes laboraban en el Rébsamen.

Secuelas

En entrevista con El Universal, el director del DIF CDMX indicó que estos cinco niños, así como los otros 31 niños que perdieron a su papá o mamá por el sismo, reciben tratamiento sicológico.

Detalló que con terapias semanales, en las que a través del juego, pláticas e incluso redactando, se busca superar el duelo; en las primeras sesiones, que se realizan de manera individual y en compañía de sus familiares, los niños han manifestado miedo, tristeza, enojo y frustración.

El gobierno de la CDMX tiene ubicados, hasta el 13 de octubre, a 34 niños que perdieron a alguno de sus padres, y dos más que quedaron en estado de orfandad. Los progenitores (14 mujeres y ocho hombres), muerieron en las delegaciones Cuauhtémoc, Tlalpan, Benito Juárez y Coyoacán.

Minuto a minuto

Toda la sección