Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 23 noviembre 2017

Tabaquismo, factor de riesgo y dolores en la espalda

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Permanecer varias horas inactivo, la repetición de movimientos, actividades que impliquen demasiada fuerza y una carga excesiva, así como fumar, puede provocan daños en la espalda y dolores que pueden ir desde leves hasta agudos.

El tabaquismo reduce el flujo de sangre hacia la zona lumbar, lo que puede contribuir a la degeneración de los discos intervertebrales y hacer más lenta la recuperación de las lesiones en la espalda.

Además de que la tos que produce el tabaquismo también puede causar dolor de espalda, advirtió la Clínica Mayo.

Factores como el envejecimiento, la obesidad y un mal estado físico también contribuyen al deterioro de esta zona del cuerpo, y el dolor puede dificultar la concentración en el trabajo, así como disminuir la calidad de vida.

En el Día Mundial contra el Dolor, la clínica señaló que ejercer demasiada fuerza con la espalda, como levantar o mover objetos pesados, puede provocar lesiones.

La repetición de determinados movimientos, en especial, los que suponen torcer o rotar la columna vertebral, también pueden lesionarla.

Algunos empleos como el de los enfermeros, obreros de la construcción y trabajadores de fábricas pueden exigir demasiado de la espalda, sin embargo el trabajo de oficina diario también puede causar dolor o empeorar una condición previa.

Un trabajo inactivo o de escritorio puede contribuir a generar dolor de espalda, sobre todo si se mantiene una mala postura o cuando se está todo el día sentado en una silla con respaldo inadecuado.

Por ello la institución médica recomendó actividad física como la natación o las caminatas, con ejercicios que fortalezcan y estiren los músculos de la espalda y del abdomen, los cuales contribuyen a mantener la salud de los músculos y huesos de la zona lumbar.

Al estar de pie, se debe distribuir el peso uniformemente entre los pies y evitar estar encorvado. Para adoptar una buena postura al sentarse, se necesita de una silla que le dé apoyo a la curvatura de la columna vertebral.

Ajustar la altura de la silla de modo de que los pies queden apoyados en el piso o en un apoyapiés y los muslos estén paralelos al piso.

De igual forma es importante, sacar la billetera o el teléfono celular del bolsillo de atrás para evitar que ejerzan más presión sobre los glúteos o la zona lumbar de la espalda.

Minuto a minuto