Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 24 noviembre 2017

Paul Krugman ve a López Obrador más similar a Lula que a Chávez

Las multinacionales no “entrarán en pánico” si llega a la Presidencia, dice el Nobel de Economía

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Paul Krugman / Foto: EFE

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- El Nobel de Economía Paul Krugman ve a Andrés Manuel López Obrador más parecido a Luiz Inácio Lula da Silva que a Hugo Chávez, y señaló que, de ganar las presidenciales en 2018, su fama de populista afectará la relación entre EE.UU. y México.

En un simposio organizado por The New York Times en la Ciudad de México, el economista afirmó que en la prensa estadounidense se retrata a López Obrador, líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), como un “populista peligroso y que amedrenta”.

No obstante, en México la gente está “más relajada y menos preocupada” por el político, que lleva meses siendo uno de los preferidos por los mexicanos para las elecciones presidenciales de 2018.

Para Krugman, López Obrador se asemeja al expresidente brasileño Lula da Silva, que en un inicio fue retratado como “un hombre que asustaba y era un radical”, pero al final fue “un buen gobernante”.

No obstante, no dudó en que si López Obrador gana la Presidencia, desde la prensa y la política estadounidense, y sin importar “si es muy razonable”, se lo representará como “la reencarnación de Hugo Chávez”, fallecido en 2013.

“Y esto traerá problemas reales sobre cómo gestionaremos y afectará la relación bilateral”, dijo.

Por otro lado, consideró que las multinacionales asentadas en México, algunas desde hace décadas, no “entrarán en pánico” si López Obrador llega a la Presidencia.

Por su parte, el economista Gerardo Esquivel estimó que la retórica de López Obrador será difícil de poner en práctica si es presidente.

Especialmente en sus promesas de cancelar o modificar algunas de las reformas impulsadas durante la actual Administración (2012-2018) con el consenso de las principales fuerzas políticas, como la educativa o la energética, que abrió el sector a la iniciativa privada tras casi ocho décadas de monopolio estatal.

“No creo que pudiera echarse para atrás nada de lo aprobado”, dijo el experto, quien consideró que, no obstante, puede haber modificaciones en las forma de implementación de estas reformas.

Minuto a minuto