Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 23 noviembre 2017

Aumentan los homicidios violentos de mujeres en la CDMX

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Las muertes violentas de mujeres han aumentado 10% en la Ciudad de México, informó el Instituto de las Mujeres capitalino (Inmujeres).

En entrevista con EL UNIVERSAL, la titular de la dependencia, Teresa Incháustegui Romero, aclaró que no todas las muertes violentas de mujeres son feminicidios.

Explicó que el Inmujeres CDMX utiliza el indicador de mortalidad de la Secretaría de Salud federal, el cual se divide en dos: muertes naturales y muertes violentas; en el segundo caso se establecen los rubros de accidentes, suicidios y presuntos homicidios. En este último aspecto, en 2017, se elevaron los reportes entre 7 y 10% con respecto al año anterior.

“Son presuntos homicidios, es decir, todavía son muertes que el Ministerio Público tiene que investigar. Por ejemplo, la Secretaría de Salud dice: ‘esta mujer murió violentamente porque la ahorcaron, la asesinaron, etcétera’. Hay un aumento de muertes por arma de fuego, y este tipo no suele ser la muerte típica del feminicidio, pero no es descartable que también pueda ocurrir por arma de fuego”.

Abundó que las autoridades ministeriales son las que otorgan la clasificación de “feminicidio” conforme al desarrollo de cada investigación.

El miércoles pasado, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) decidió reclasificar la muerte de Lesvy como feminicidio agravado, pues había elementos suficientes para que el fallecimiento no fuera tomado como suicidio, como había establecido la Procuraduría General de Justicia.

De acuerdo con el Artículo 148 Bis del Código Penal del Distrito Federal vigente, el feminicidio es cometido por aquella persona que prive la vida a una mujer por razones de género.

Para establecer este clasificación, la víctima deberá presentar signos de violencia sexual de cualquier tipo; se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previas o posteriores a la privación de la vida; existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, acoso, violencia o lesiones del sujeto en contra de la víctima; el cuerpo de la víctima sea expuesto, depositado o arrojado en un lugar público; o la víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a su fallecimiento.

Aquella persona que cometa feminicidio se le impondrá de 20 a 50 años de prisión.

Teresa Incháustegui dijo que el Instituto de las Mujeres no minimiza ningún caso de feminicidio o muerte violenta de una mujer, pues estos casos son una realidad tanto en el país como en la capital.

“Pueden estar aumentando pero también es obligación del estado perseguir estos eventos y tratar de tener acciones para empoderar a las mujeres y evitar que sigan los crímenes”.

“Lo que le importa a este instituto es que estos hechos se investiguen como debe de ser, se castigue, y se mande la señal de que, efectivamente tenemos cero tolerancia a la violencia contra las mujeres en la Ciudad de México”, agregó.

Felipe Gaytán, investigador de Sociología de la universidad La Salle, alertó sobre los casos de feminicidios en la Ciudad de México.

En entrevista, aseguró que, si bien, la capital del país no reporta los niveles de feminicidios de estados del norte, la cercanía con el Estado de México, que es la entidad con más asesinatos de mujeres, debe preocupar a las autoridades locales.

“Estos casos han tomado relevancia en la Ciudad de México, como el caso de Lesvy. Una de las causas es la impunidad y estas lagunas en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, hay recovecos para liberar a las personas”.

“La Ciudad de México no está blindada de los municipios mexiquenses. Eso ya debe ser un indicativo de alerta”.

Minuto a minuto