Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 18 noviembre 2017

Bagdad recupera última área controlada por tropas kurdas en Kirkuk

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las fuerzas especiales iraquíes tomaron hoy el control de una ciudad en el norte de la provincia petrolera de Kirkuk, cercana a Erbil, capital de la región semiautónoma del Kurdistán, después de horas de intensos combates con las milicias kurdas peshmerga.

La recuperación este viernes de la ciudad iraquí de Altun Kupri, a unos 40 kilómetros de Erbil, fue anunciada por el Ministerio de Defensa de Irak en un comunicado en el cual destacó que con esta victoria culmina una semana de maniobras en Kirkuk.

“Las fuerzas de la policía federal y de contraterrorismo, junto con los combatientes de la milicia chiita Hash al-Shaabi se desplegaron e implantaron la seguridad en Altun Kupri, que ahora está bajo control total de las fuerzas federales iraquíes“, puntualizó la declaración castrense.

Reportes de la prensa árabe dieron cuenta de los fuertes enfrentamientos previos en la ciudad, a donde los peshmerga enviaban refuerzos militares para defender sus posiciones, al tiempo que los civiles escapaban del intercambio de fuego.

El control de Altun Kupri era uno de los objetivos de la operación lanzada el pasado lunes por orden del primer ministro iraquí Haider al-Abadi para retomar las áreas disputadas entre Bagdad y Erbil, de hecho las fuerzas especiales iraquíes recuperaron ricos yacimientos de petróleo en la provincia.

Las tropas iraquíes y la milicia chiita aliada retomaron ya casi el control total de Kirkuk, donde se habían posicionado las fuerzas kurdas después de expulsar de ese territorio a los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2014.

Previamente, las fuerzas especiales iraquíes tomaron las posiciones que ocupaban los militantes kurdos en las provincias de Nínive y Diyala, éxitos ante los cuales Al-Abadi afirmó que “las esperanzas kurdas de un estado independiente ahora son cosa del pasado”.

La tensión entre Bagdad y Erbil se detonó después de que el Kurdistán celebró un referéndum sobre la independencia de esa región semiautónoma el pasado 25 de septiembre, a través del cual 93 por ciento de los kurdos se pronunciaron a favor de la secesión.

Sin embargo, el gobierno central iraquí encabezado por Al-Abadi se negó a aceptar el resultado y pidió a las autoridades regionales que anularan la consulta, pero debido a la negativa de éstas, adoptó una serie de sanciones contra el Kurdistán.

Lanzó además una campaña militar para expulsar a las tropas kurdas de las áreas donde tenían presencia, a fin de cortar sus aspiraciones.

Minuto a minuto

Toda la sección