Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 noviembre 2017

Robos a trenes, cada vez son más violentos

Autoridades y las empresas ferroviarias se culpan entre sí por asaltos.

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Los robos a trenes en el centro de México se están volviendo más violentos, y es una actividad que ha comenzado a atraer criminales que antes se dedicaban a hurtar gasolina de los oleoductos del gobierno.

Las autoridades y las empresas ferroviarias se culpan entre sí por la proliferación de esos asaltos.

El domingo, la policía del estado de Puebla dijo que durante meses han pedido a las empresas ferroviarias que tomen medidas para frenar los robos, pero que no lo han hecho. La policía indicó que las ferroviarias no reportan los incidentes inmediatamente, sino que lo hacen en promedio seis horas después de que ocurrieron.

Señalaron que tampoco presentan denuncias penales y proporcionan información incorrecta sobre los envíos de mercancías y los horarios de los trenes que circulan por zonas conocidas por robos. La policía dijo que se sabe que algunos ingenieros sindicalizados simplemente detienen los trenes cuando termina su turno, lo que los hace más vulnerables a los robos.

Una directiva de la empresa Ferromex, una de las ferroviarias más importantes de México, dijo la semana pasada a una revista de la industria que un porcentaje significativo de los 35 trenes diarios que la empresa opera en el área de Puebla y el estado vecino de Veracruz son atacados.

“Llegó el momento en que ya no hay la fluidez necesaria en las vías para dar un servicio eficiente”, explicó Lourdes Aranda, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex, al sitio en internet T21. Señaló que los asaltantes ahora utilizan rifles de asalto para amenazar al personal del tren.

Los asaltos a trenes han aumentado en México pero antes no eran tan violentos.

Antes, los ladrones simplemente colocaban rocas o troncos de árboles en las vías para obligar al tren a frenar, tras lo cual turbas de personas sin armas invadían los vagones para llevarse cemento, granos, productos electrónicos y otros artículos.

Pero las autoridades de Puebla sostienen que ahora personas más violentas están incursionando en esa práctica, luego de que los gobiernos estatal y federal tomaron medidas contra los ladrones que perforaban los oleoductos del país para hurtar gasolina.

Minuto a minuto