Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 20 noviembre 2017

Kayak, yoga, caminatas: las nuevas clases de educación física en escuelas de EEUU

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

No encontrará clases de gimnasia en el programa de las escuelas del distrito neoyorquino de Victor.

Pero sí verá actividades como kayak, trepar rocas, ciclomontañismo, baile, defensa personal, arco y patinaje en línea, todo bajo la categoría de educación física.

“Queremos que cuando estos chicos abandonen la escuela, se mantengan activos de por vida”, dijo Ron Whitcomb, director de distrito del programa de educación física y atletismo.

La tasa de obesidad es del 17% en Estados Unidos, por lo que el gobierno aprobó una ley a fines del 2015 que le da a la salud y al estado físico la misma categoría que materias como arte, música, civismo y ciencias, vitales para una educación abarcadora. También dispuso más fondos para esas actividades.

Los instructores están cambiando su enfoque. Quieren crear un estilo de vida saludable que los estudiantes mantengan una vez que terminen la escuela y ayudar a los chicos con menos aptitudes para los ejercicios físicos. A menudo, eso significa instaurar actividades como bicicleta, caminatas y yoga, haciendo a un lado cosas como trepar una soga. Se le dan más opciones a los chicos y no se pone mayor énfasis en quién es mejor.

“El trabajo más importante de un buen instructor de educación física es prestarle atención a todos los estudiantes de una clase, no solo a los más hábiles”, dijo Whitcomb.

Esta visión más holística de la educación física contrasta con la vieja escuela enfocada en los resultados de exámenes.

Desde hace varios años que los estudiantes de secundaria de la profesora de educación física Tracy Krause van a pescar y trepan rocas como parte de un programa que incluye clases de inglés y ciencias del medio ambiente. Los estudiantes de la Tahoma High School de Krause exploran asimismo actividades como danza, yoga y distintas formas de ejercicios físicos.

“Nuestro lema es ‘listos para el futuro’. Queremos que los chicos se lleven un plan para el futuro”, dijo Krause.

En la ciudad de Washington, todos los estudiantes de segundo grado usan bicicletas. Los de cuarto y séptimo hacen entrenamiento de parkour (actividad en la que saltan obstáculos para tratar de mejorar la capacidad motriz). Los de sexto aprenden a orientarse usando brújulas. Otros hacen natación.

“Queremos enseñarles a los chicos una cantidad de aptitudes básicas a partir de ciclismo natación y parkour”, dijo Miriam Kenyon, directora de distrito de educación física. “Una vez que alguien adquiere eso, no hay quien se lo saque”.

Muchas escuelas están descartando juegos en los que el estudiante pasa a ser un blanco, como el “dodgeball” (golpear a alguien con una pelota), y deportes por equipos en los que a veces chicos con aptitudes enfrentan en una competencia desigual a otros a los que el juego no les interesa en absoluto.

Uno de los objetivos de esta nueva visión es que los chicos “no sientan que la educación física es alto tan duro que terminan odiándola o la asocian con una forma de tortura”, señaló Cheryl Richardson, de la Sociedad de Profesores de Educación Física.

Christa Crawford Valency detestaba tanto esas clases que se salió de la escuela privada a la que iba en Los Ángeles.

“El profesor de educación física era un ex jugador de fútbol americano. Nos decía, ‘vamos a subir escaleras’ y a mí me daban ganas de vomitar. No podía con eso”, cuenta Crawford Valenci, de 31 años. Si bien ella hacía surf y practicaba artes marciales, no estaba preparada para unas “corridas suicidas” ni para partidos de vóleibol, que requerían talentos que ella no tenía.

“Me daban ataques de pánico”, recuerda.

Hoy Crawford Valency es profesora de educación física ella misma en Chula Vista, California, y dice que se asegura de que sus estudiantes de quinto y sexto grados adquieren aptitudes básicas como un mejor manejo del tiempo y el espacio, que los ayudará con cualquier deporte o baile que quieran practicar en el futuro.

“Que disfruten mejor el movimiento”, declaró. “Que no sea algo tan intimidatorio”.

Minuto a minuto