Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 20 noviembre 2017

Secuestro de doctor, venganza del crimen

Era dueño de un restaurante en Gómez Farías que atiende a policías, lo que apunta a una represalia.

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Chihuahua, Chih.- Haber ofrecido servicio de comedor a elementos de la Policía Estatal podría ser el móvil del secuestro de un médico en Gómez Farías, una de las regiones de mayor violencia en el estado en las últimas semanas. De acuerdo con su familia, el hecho podría tratarse de una venganza del crimen organizado en contra de quienes atienden a los policías en el poblado.

El doctor Blas Juan Godínez fue privado de la libertad la madrugada del jueves, cuando un grupo indeterminado de hombres irrumpió en su casa, hizo disparos a puertas y ventanas, para finalmente llevárselo por la fuerza. El médico era el director de la Clínica Regional, perteneciente a la Secretaría de Salud.

Su hijo, del mismo nombre, declaró a la prensa local que existen dos líneas de investigación sobre el hecho: la primera apunta a que los delincuentes lo retuvieron para forzarlo a que atendiera a algún herido por enfrentamientos entre bandas rivales, ya que en la región se han registrado diversas balaceras en los días recientes.

Sin embargo, señaló que igualmente él ha enfrentado ese tipo de situaciones —porque también es médico—, y por experiencia propia o de otros doctores de la comunidad, cuando ello ocurre los grupos del crimen organizado permiten avisar a sus familias que están bien y que habrán de volver tan pronto curen a los lesionados, lo cual en este caso no ocurrió.

Blas Godínez hijo, precisó que la otra línea apunta a que su padre sufrió una represalia, ya que es propietario de un restaurante en el que comen los agentes policiacos estatales destacamentados en la zona.

“En la misma noche también fue secuestrado el propietario del otro restaurante en donde dan servicio a los oficiales”, reveló.

Considera que quizá los grupos delictivos buscan que los residentes de este municipio rural sientan temor de ofrecer cualquier servicio a las corporaciones policiacas que fueron enviadas a atender la ola delictiva de la zona, en medio de la cual han sido incendiadas al menos seis casas y más de 10 vehículos en las últimas dos semanas.

Minuto a minuto