Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 17 noviembre 2017

¡BRAVO, OMAR! y NO OMAR BRAVO

Miguel Mora Mar / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tres acontecimientos fueron ayer muy significativos, a saber:

1º- El afortunado debut del potosino Omar Govea en la Selección Mexicana.

2º- El triunfo del Tri en Polonia, coronando así su exitosa minigira por la vieja Europa, al imponerse con soberbio gol de Raúl Alonso Jiménez, al seleccionado rojiblanco polaco.

3º- La tragedia futbolera italiana, cuyo representativo no supo acceder al Mundial de Futbol que se efectuará el año próximo en Rusia.

Me agradó el desempeño de nuestro coterráneo, pues a pesar de que por primera vez era convocado para ser integrante de la Selección Mexicana, jugó con desenfado, con gran nivel técnico y con mucha visión para dar excelentes pases y retrasarse para fortalecer la defensiva mexicana, cuando fue requerido por el veloz desenvolvimieno de los polacos.

Govea portó el 22 en su gloriosa camiseta, cobró los tiros de esquina, suplió a Jonathan dos Santos con gran eficiencia y estoy seguro de que seguirá siendo tomado en cuenta por el “inventor de las rotaciones”. Jugó como si ya lo hubiera hecho antes en el seleccionado nacional y eso es promisorio para este potosino que milita en la liga belga, precisamente en el equipo Mouscron. Adelante, Omar. Tu futuro es realmente halagüeño y el destino te de para seguramente tu primer Mundial.

Ese triunfo en la tierra de Walesa ha sido relevante, aunque sin tantas emociones como el partido ante los belgas el viernes anterior. El Tri se mostró eficiente, con una ligera mejoría en su zona defensiva, una media de calidad y un tridente inicial prometedor. Los cambios en la delantera esta vez no fueron tan afortunados, pues el “Chucky” Lozano no tuvo balones a modo para horadar la potería de Polonia; Oribe Peralta se movió bien, pero esta vez no pudo coronar su esfuerzo: Vela, batallador pero faulero como siempre.

La cuestión es que esta minigira tuvo resultados muy satisfactorios para nuestra Selección.

Y el tercer acontecimiento… ¡una tragedia para el país de la bota! Nada pudieron hacer los italianos para anidar el balón en la portería de Suecia. Jugaron en el territorio italo, pero sus delanteros fallaron una y otra vez. Los azurri fueron eliminados cuando el Mundial de 1958 sería precisamente en Suecia y ahora una selección de este frío país los deja fuera del Mundial de Rusia 2018. Cincuenta y nueve años pasaron y la fatal historia se repite. El tetracampeón mundial llora su eliminación.

El futbol italiano extraña a sus viejos, grandes y maravillosos ídolos de antaño, como Francesco Totti, Filipo Inzaghi, Christian Vieri y Alessandro del Piero, por mencionar a algunos, quienes por su gran calidad de juego supieron darle la gloria al futbol de Italia.

Algunos rotativos “cabecearon” la información del doloroso juego de ayer así: “Arrivederci Italia”, que en español dice: “Adiós Italia”. “Aí pa lotra”, como decimos en el llano.

Y, por último, que desagradable “manifestación” de algunos legisladores que en plena sesión y en condenable “bolita” hicieron temblar sus manchadas manos para luego gritar: “Ehhhh… puto”, y mofarse de quienes tenían en ese momento el uso de la palabra. Si así están nuestros representantes populares ¿cómo quieren que el populacho deje de gritar semejante expresión en los juegos de futbol? Pero ¿qué se puede esperar de esta criticable diputación?

El recinto legislativo merece el respeto de quienes de alguna forma u otra, llegaron a la curul con votos legítimos, comprados, inventados o qué se yo. Pero esto es como pedirle peras al olmo. Señores legisladores: pongan el ejemplo a la ciudadanía y dejen las payasadas para cuando se dediquen precisamente a la elogiosa y honesta profesión de payasos.

Mejor me despido. Hasta el martes próximo, DM.

Minuto a minuto

Toda la sección