Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 17 diciembre 2017

“Si existe el infierno es ahí donde está ahora”, dice mafioso “arrepentido” tras muerte de Riina

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 El máximo jefe de Cosa Nostra, Salvatore “Totó” Riina, quien falleció hoy a los 87 años de edad, asesinó a miles de personas, aseguró hoy uno de sus ex hombres de confianza, el “arrepentido”o colaborador de la justicia, Gaspare Mutolo.

En un encuentro con la prensa extranjera en Roma y cubierto con un pasamontañas frente a las cámaras de televisión, Mutolo, de 77 años, confirmó que la escalada al poder de Riina al frente de la mafia siciliana fue un largo baño de sangre.

“Riina mató a miles de personas y arruinó Sicilia. Si existe el infierno es ahí donde está ahora”, aseguró Mutolo, alias “Asparino”, quien durante su juventud fue un ladrón de poca monta, como él mismo confesó.

Arrestado en 1965, terminó en una cárcel en la que conoció a Riina, quien le aconsejó dejar la microcriminalidad para unirse a la mafia, pues -le dijo- “es más fácil matar que robar”.

A la salida de la prisión, el que después se convertiría en el máximo jefe de Cosa Nostra lo recomendó con Rosario Riccobono, en ese entonces “capo”de los barrios Partanna y Mondello de Palermo, la capital siciliana.

Fue así que a inicios de los 70 Mutolo entró a formar parte de Cosa Nostra a través de una serie de ritos y en poco tiempo se convitió en el brazo derecho no solamente de Riccobono, sino también del propio Riina (del que fue chofer).

En el encuentro con los medios, el “arrepentido”mafioso confesó haber cometido al menos 20 homicidios (la mayoría por estrangulamiento) por órdenes de sus jefes.

También confirmó haber visto a Riina quemar el cuerpo de algunas de sus víctimas, a las que antes había estrangulado.

“Riina primero invitaba a cenar a los que decía eran sus amigos. Les ofrecía bebida y comida y luego los mataba”, reveló Mutolo.

Salvado a inicios de los 80 por el propio Riina de la matanza de los Riccobono, Mutolo terminó en una prisión de máxima seguridad, donde comenzó a pintar y conoció a otro famoso mafioso, Luciani Liggio.

En ese entonces, Riina ya se había impuesto en la cúpula de Cosa Nostra, tras deponer a finales de los 70 al entonces “capo”, Gaetano Badalamenti.

En 1986, Mutolo fue uno de los cientos de imputados en el llamado “maxiproceso”, instruido por los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino (a los que Riina mandó matar en 1992) contra Cosa Nostra, en el que ha sido el mayor juicio celebrado en el mundo.

Sentenciado a 10 años de prisión, Mutolo aceptó convertirse en colaborador de la justicia con Falcone, entre otras cosas porque estaba en desacuerdo con los métodos de Riina, quien rompió el código no escrito de la mafia, según el cual, las mujeres y los niños no debían ser asesinados.

El “arrepentido”confirmó que, pese a haber estado encarcelado desde enero de 1993, Riina continuaba siendo el máximo jefe de Cosa Nostra y hasta ordenaba asesinatos desde su celda a través de mensajes que hacía pasar al exterior.

Indicó que actualmente, el principal jefe de la organización criminal es Matteo Messina Denaro -prófugo desde 1993-, aunque no tiene la completa aceptación de todas las familias mafiosas pues, a diferencia del propio Riina y de Bernardo Provenzano (fallecido en prisión en 2016), no es de Corleone, sino de Trapani.

Mutolo también confirmó que todos los industriales con intereses en Sicilia de alguna u otra manera han tenido relaciones con Cosa Nostra, entre ellos el ex primer ministro Silvio Berlusocni, cuyo principal excolaborador, Marcello Dell’Utri, cumple en la actualidad una condena carcelaria por participación externa en asociación mafiosa.

“Me enteré de la muerte de Riina inmediatamente esta mañana”, confesó el “arrepentido”, quien ahora está bajo protección especial -tras haber pasado en la cárcel unos 20 años- y se dedica a la pintura.

Minuto a minuto

Toda la sección