Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 17 diciembre 2017

Francia recibe con honores a Hariri para rebajar la tensión en el Líbano

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Emmanuel Macron y Saad Hariri / Foto: EFE

PARÍS (EFE).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió hoy al primer ministro dimisionario libanés, Saad Hariri, con todos los honores de su todavía cargo para rebajar la tensión en el Líbano, país al que regresará en los próximos días para aclarar su futuro político.

Su encuentro en el Palacio del Elíseo, primero cara a cara y posteriormente acompañados de sus familias, buscaba por parte de Francia contribuir a apaciguar la crisis desatada en ese país desde que Hariri anunció el pasado día 4 desde Arabia Saudí que abandonaba el cargo.

Macron, que ha mantenido un contacto directo y permanente con los dirigentes libaneses y de otros países de la región, le cursó la invitación el pasado miércoles y el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, confirmó un día más tarde que la había aceptado.

Para el Ejecutivo francés, el Líbano, antiguo protectorado francés en Oriente Medio, es clave para la estabilidad de la región, atenazada por la guerra de Siria y por la rivalidad entre Irán y Arabia Saudí.

De ahí su intención de facilitar el regreso de Hariri a su país, pese a que desde el principio este ha negado que estuviera retenido en Arabia Saudí en contra de su voluntad, y de conseguir un funcionamiento normal de las instituciones libanesas.

No era una invitación al exilio, y, en su primera comparecencia pública desde su dimisión, Hariri dejó claro que pretende volver “en los próximos días” y estar presente en la celebración el día 22 de la fiesta de la independencia nacional.

“Allí haré saber mi postura sobre todos los temas tras reunirme con el presidente de la República, el general Michel Aoun”, dijo al término de su reunión y de una comida que, según el Elíseo, fue amistosa y familiar.

Hariri, que aterrizó este sábado a primera hora en la capital francesa y estuvo acompañado de su mujer y de su hijo mayor, pero no de los dos pequeños, que han permanecido en Riad, agradeció de forma explícita a Macron el apoyo prestado.

“Ha hecho gala de una amistad inquebrantable y no lo olvidaré jamás”, añadió en una breve declaración en la que sostuvo también que “Francia ha demostrado de nuevo la grandeza de su papel en el mundo y en la región”.

Hariri había denunciado anteriormente que existía una amenaza contra su vida y había acusado al grupo chií Hizbulá y a Irán de interferir en los asuntos del Gobierno y en la vida política del Líbano, pero hoy no se pronunció al respecto.

Los medios franceses han destacado que la invitación de Macron ha permitido tanto a Hariri como a Arabia Saudí salir de una situación delicada.

La mediación francesa, pese a todo, no ha estado exenta de polémica. El Gobierno iraní acusó este viernes a Francia de tener una “visión partidista y sesgada” de la situación en Oriente Medio, que a su juicio puede alimentar los conflictos regionales.

El Elíseo, no obstante, recalcó hoy la intención de mantener abierto el diálogo con todos los países y de proseguir su papel activo para facilitar las cosas.

En función de la evolución de la situación, añadieron las fuentes oficiales francesas, no se descarta convocar en París una reunión del Grupo Internacional de Apoyo al Líbano, que se creó en la Asamblea General de la ONU en 2013 para ayudar a ese país especialmente a la hora de afrontar el conflicto en la vecina Siria.

Aunque Macron no habló hoy al término del encuentro, desde el Elíseo se recalcó que de momento el inminente regreso de Hariri al Líbano le permitirá dialogar con su presidente y facilitará la estabilización en un país, dijeron, cuya estabilidad es “esencial”.

Minuto a minuto