Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

“Indiferencia, el peor pecado contra los pobres”, advierte el Papa

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Papa Francisco advirtió hoy que el peor pecado que se puede cometer contra los pobres es la indiferencia y, aclaró, es un “pecado de omisión” que cierra la puerta a quien está “sediento de amor”.

El Papa hizo estas reflexiones en el sermón de una misa que celebró, la mañana de este domingo, en la Basílica de San Pedro del Vaticano para unas cuatro mil personas, la mayor parte de las cuales son personas sin hogar o con dificultades económicas.

“Nadie puede considerarse inútil, ninguno puede creerse tan pobre que no pueda dar algo a los demás”, afirmó, en la celebración con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres que él mismo instituyó.

“No busquemos lo superfluo para nosotros, sino el bien para los demás, y nada de lo que vale nos faltará. Amar al pobre significa luchar contra todas las pobrezas, espirituales y materiales”, estableció.

Más adelante precisó que “todos somos mendigos de lo esencial” que, dijo, “es el amor de Dios”, el cual “da el sentido de la vida”.

Sostuvo que “no hacer nada malo no es suficiente, porque Dios no es un revisor que busca billetes sin timbrar, sino un padre que sale a buscar hijos para confiarles sus bienes y sus proyectos”.

Alertó contra la tentación de pensar que las dificultades de los demás no le conciernen a uno y no son problemas propios porque son “culpa de la sociedad”, una actitud que consiste en “mirar a otro lado cuando el hermano pasa necesidad” o “cambiar de canal cuando una cuestión seria molesta”.

“Es indignarse ante el mal, pero no hacer nada. Dios, sin embargo, no nos preguntará si nos hemos indignado con razón, sino si hicimos el bien”, apuntó.

El líder católico abogó por los hambrientos y los enfermos, los forasteros y los encarcelados, los pobres y los abandonados, aquellos que sufren sin ayuda o los necesitados que son descartados. Llamó a vencer la indiferencia para estar junto a ellos.

Tras la misa, dirigió su bendición dominical con el Angelus desde la ventana de su estudio personal y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro.

Aseguró que reza por la tripulación del submarino militar argentino, el ARA San Juan que se mantiene desaparecido desde el miércoles pasado y que tiene 44 marinos a bordo.

Además, recordó de manera especial a las poblaciones que viven una dolorosa pobreza a causa de la guerra y de los conflictos.

Renovó su “apremiante llamado” a la comunidad internacional para que comprometa todo esfuerzo posible en vistas a favorecer la paz, en particular en Oriente Medio.

“Dirijo un pensamiento especial al querido pueblo libanés y rezo por la estabilidad del país, para que pueda continuar siendo un mensaje de respeto y convivencia para toda la región y para el mundo entero”, ponderó.

Minuto a minuto