Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 16 diciembre 2017

Lamenta la Iglesia católica que haya “funcionarios de lujo”

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El presidente del país, diputados, senadores, consejeros del INE y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación son funcionarios con sueldos millonarios, mientras un trabajador con salario mínimo apenas gana 80 pesos al día, lamentó la Arquidiócesis de México a través del editorial del semanario religioso “Desde la Fe”.

“Ellos no vieron ningún pase de tijera en sus bolsillos; al contrario, las bondades de este sistema demócrata y republicano terminarán por compensarlos pese a sus errores e ineficacias que comprometen el futuro de millones de personas, las cuales, jamás verán tal cantidad de dinero en sus casas o bolsillos”.

Bajo el título “Funcionarios de lujo”, la iglesia católica consideró como grave que el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2018, recientemente aprobado, haya destinado 2 mil 500 millones de pesos, adicionales a los 18 mil millones de pesos para el Fondo de Desastres, y 170 millones de pesos para la prevención de desastres.

“El reparto de los dineros asciende aproximadamente a los 5 billones 279 mil 667 millones de pesos, y destaca la creación de un fondo de reconstrucción, el cual ha sido calificado de insuficiente ante la urgencia que viven varias regiones y comunidades”.

Por este motivo, asegura el texto, que el presupuesto estuvo bajo la lupa de la sociedad civil. Argumenta que el problema de la reconstrucción demanda más recursos de los que fueron asignados, puesto que deben usarse en todo el territorio nacional.

“El problema se agrava cuando, a pesar de las demandas de recortes a ramos inútiles, se percibe un incremento en las compensaciones y sueldos de altos mandos de la burocracia, rayando simplemente en la obscenidad económica más indignante”.

Agrega que es deplorable que mientras el país reporta altos índices de pobreza, marginación y se sume la reconstrucción tras los sismos en la actual legislatura los representantes populares hayan subido sus salarios.

“Sin trabajar un año completo, en 2018, el presidente tendrá una remuneración total neta de 3 millones 115 mil 531 pesos, contra los 3 millones 2 mil 971 pesos de 2017, con una percepción ordinaria de 207 mil 591 pesos, según el decreto. El gabinete no se queda atrás, pues cada Secretario de Estado tuvo un aumento de 4 mil 500 pesos en sus remuneraciones anuales, sin contar las notables prestaciones como la prima vacacional, aguinaldo o estímulos por cumplimiento de metas, que suman 1 millón 200 mil pesos”.

El artículo advierte que los diputados sólo registraron un recorte de 24 mil 153 pesos al salario anual, el cual pasó de 1 millón 460 mil 550 pesos en 2017, a 1 millón 436 mil 397 en 2018. “Pero no pueden tapar el sol con un dedo, porque es del conocimiento público que sus prestaciones no tuvieron decremento alguno, incluso, subieron. Tal es el caso del seguro de gastos médicos mayores, de 110 mil pesos. Para la reconstrucción del Palacio Legislativo de San Lázaro, los diputados ampliaron un presupuesto de 200 millones de pesos”.

Se añade que los senadores tendrán una remuneración en 2018 de 1 millón, 973 mil 763 pesos, contra 1 millón 884 mil 312 pesos en 2017, un aumento de casi 89 mil 500 pesos.

“Para mayor ofensa al pueblo de México, los funcionarios del lujo están en otras entidades, como los consejeros del Instituto Nacional Electoral, quienes, en 2018, año electoral, gozarán de una remuneración mensual de 249 mil 757 pesos, sin contar las exorbitantes prestaciones. Y los que parecen intocables son los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con salario base de 651 mil 241 pesos mensuales”.

La Arquidiócesis encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera subraya que enunciar estos privilegios no es ocioso. “El funcionamiento de una democracia no puede tolerar estos despilfarros a funcionarios con escasos y cuestionables resultados, mientras un trabajador se le esquilma y regatea un miserable salario de 80.04 pesos al día”.

Crítica que en tres sexenios, del año 2000 a 2017, el salario mínimo sólo aumentó aproximadamente 42 pesos, mientras que 62 millones de personas viven bajo la línea del bienestar.

“Estos salarios son el reflejo de las notables desigualdades que guardan, poco a poco, el malestar social que no encuentra un punto de escape. Y parece confirmar lo que cada fin de sexenio aparece cuando las cosas están a punto de concluir. Este es el año de Hidalgo y…”, finaliza el texto.

Minuto a minuto

Toda la sección