Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

Carstens recuerda a Napoleón en su última frase en Banxico

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Hacer las cosas bien y sin prisas, como decía Napoleón, fue la última recomendación que hizo el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

El primer banquero central emanado de un país emergente que dirigirá el poderoso Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) a partir de diciembre, eligió una frase de Napoleón, uno de los genios militares de la historia, para ser recordado en su última aparición pública.

“Lo que le decía Napoleón al miembro del ejército que le ayudaba a abotonar su abrigo, al menos lo que se ve en las fotografías era un abrigo muy complicado con muchos botones; Napoleón le decía: ve despacio porque voy de prisa”, dijo como analogía sobre la gran premura que tiene México de mejorar la situación de la gran mayoría de la población, sobre todo de menores recursos.

Y explicó lo que quería decir el emperador francés: “No te vayas a equivocar porque si vas muy rápido termino con el chaleco chueco”.

Esta analogía utilizó para decir que en economía hay que hacer las cosas bien, de manera sostenible, no buscar las cosas fáciles sino ir a temas de fondo, temas que realmente desde un punto de vista fundamental afectan el desempeño del país.

Advirtió que muchas veces “nos corren las prisas y acabo uno con el saco mal abrochado”.

En un auditorio repleto de empleados del Banxico, reporteros, columnistas, fotógrafos y camarógrafos, Agustín Carstens dio su último informe trimestral de la inflación como integrante de la junta de gobierno y gobernador central.

Luego de su exposición sobre la evolución de la inflación y la economía, en el que reconoció que el producto interno bruto que produce el país se verá afectado este año por los sismos y que tardará la baja de la inflación hacia la meta del 3% como se tenía previsto, afirmó que lo mejor que se puede hacer es irnos con calma.

Embozado por los buenos deseos en su nueva encomienda ahora que cambie de residencia a Basilea, Suiza, confesó que extrañará el chicozapote, el tomate verde y el aguacate.

A quienes lo quieran ir a visitar a la ciudad suiza ubicada entre la frontera con Francia y Alemania, les dijo que serán bienvenidos siempre y cuando le lleven “unos chilitos”.

Acompañado de los cuatro miembros de la junta de gobierno, Carstens permitió por primera vez, que uno de ellos (Roberto del Cuento, el que podría ser gobernador interino) hablara para explicar el proceso de sucesión en caso de que el primero de diciembre, todavía no se haya nombrado a su sucesor.

Todas las preguntas sobre economía, la inflación, el tipo de cambio, sobre su sustituto, y demás curiosidades que se le hicieron, las respondió para finalizar con un agradecimiento a toda la fuente que cubrió las actividades, en donde hizo notar que en su mayoría está integrada por reporteras mujeres.

La presentación cerró con una foto grupal del recuerdo con los reporteros y selfies en las que se vio a un Carstens nostálgico.

Minuto a minuto