Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

En Veracruz, un alcalde engrosó las cifras de víctimas de homicidio

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Santiago Cruz Baena, alcalde electo de Hidalgotitlán, Veracruz / Foto: Especial

VERACRUZ, Ver. (EL UNIVERSAL).- Era común ver al presidente municipal electo de Hidalgotitlán, Santiago Cruz Baena, asesinado la tarde del lunes en el sur de Veracruz, llegar a reuniones formales, algunas de éstas con el gobernador Miguel Ángel Yunes, con botas picudas, sombrero y camisa desabrochada.

Desde niño fue un hombre de campo y dedicado a la ordeña, pero también llevaba en la sangre ser un gestor social y lo hacía con y sin cargo público alguno. En el pueblo era más conocido como “compadre” que por su nombre de pila, todo porque era —cuentan sus allegados— “padrino de medio pueblo”.

Para las bodas, primeras comuniones, bautizos y festejos de 15 años era buscado para apadrinarlos y siempre lo hacía con gusto este hombre nacido en Oluta, pero que desde niño vivió con sus padres en un rancho en Hidalgotitlán, en una zona cercana al municipio de Texistepec.

Era buen comedor, pero disfrutaba más ver comer al resto de las personas y para ello siempre decía que prefería que se cocinaran caldos que carnes asadas, porque “así alcanzaba para todos en la mesa”.

La carne de mojarra, búfalo, armadillo, tepezcuintle y pejelagarto eran sus predilectas y siempre hacía caldos que compartía con amigos y sus comadres y compadres, aunque, eso sí, nunca bebía, prefería agua simple con hielo.

“Decía que al pueblo no le convenía un gobernante borracho”, rememora otro de sus allegados, quien dice que cuando estuvo en el área administrativa de la delegación de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal gestionaba constantes descuentos médicos y apoyos a personas de escasos recursos.

En 2004 intentó por vez primera ser candidato del PRI a la alcaldía, pero el entonces líder estatal Adolfo Mota Hernández le dio la espalda; en 2007 volvió a intentarlo, pero tampoco tuvo éxito y el PRI perdió la alcaldía ante el abanderado del PAN.

Fue en 2007 cuando llegó como administrativo de seguridad pública, donde pudo hacer más gestiones y apoyar a personas afectadas por fenómenos meteorológicos, al igual que lo hizo cuando fue alcalde en el periodo de 2001-2013, pero no fueron las únicas; antes y después de ocupar cargos conseguía tubos de desecho de Pemex y construía vados en las comunidades.

En la elección de junio pasado, al obtener el triunfo, fue el único de los 18 alcaldes electos de Nueva Alianza que decidió seguir realizando trabajos, entre ellos la construcción de baños con apoyo de una organización civil, entregando útiles escolares y consiguiendo tubos de desecho para los vados.

Hoy, 24 horas después de su asesinato, docenas de elementos de la Policía Estatal de Veracruz, en al menos 20 patrullas, resguardaron su vivienda, mientras sus restos son velados por familiares y amigos.

Los habitantes del lugar viven en zozobra porque los relatos señalan que hombres armados en 20 camionetas fueron quienes perpetraron el asesinato del presidente municipal electo del partido Nueva Alianza.

El comando armado ingresó la tarde del lunes al centro de la ciudad, donde ordenó el cierre de comercios y retiró celulares a las personas que se encontraban en el lugar para luego asesinar al alcalde que tomaría protesta como tal el próximo 1 de enero.

Minuto a minuto

Toda la sección