Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 18 diciembre 2017

Atentado durante protesta en Afganistán deja ocho muertos y 17 heridos

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Al menos ocho personas murieron hoy, entre ellas dos niños, y 17 resultaron heridas por un atetado suicida durante una protesta en la oriental ciudad afgana de Jalalabab, donde el grupo Estado Islámico (EI) ha perpetrado un sinfín de ataques contra civiles.

El atentado ocurrió la tarde de este jueves, alrededor de las 14:30 horas locales (10:00 GMT) en el distrito de Kuz-Kunar de Jalalabab, capital de la provincia de Nangarhar, en medio de una protesta de apoyo a un comandante de la policía, quien fue despedido recientamente.

Attaullah Khogyani, portavoz del gobierno de Nangarhar, provincia fronteriza con Pakistán, explicó en declaraciones al diario Afghanistan Times, que el atentado fue perpetrado por un atacante suicida que se filtró entre los manifestantes para detonar su chaleco explosivo.

“Desafortunadamente, ocho personas perdieron la vida, todos civiles, entre ellos dos niños”, lamentó Khogyani.

El Departamento de Salud provincial confirmó que ocho civiles, entre ellos dos niños, murieron en el ataque y otros 17 resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad, por lo que el balance final de víctimas podría aumentar.

El portavoz del gobierno provincial destacó que ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del ataque, aunque destacó que en Nangarhar, el Estado Islámico (EI) en Afganistán, ha realizado varios ataques contra civiles.

El grupo Khorasan, la rama del EI en el país centro asiático, se ha enfrentado además con frecuencia a la insurgencia Talibán en varias zonas de Nangarhar, donde ambos han sido blanco de continuos ataques aéreos estadounidenses.

Daesh, acrónimo en árabe del EI, ha enfrentado a una fuerte resistencia de la población de Nangarhar, donde también continúan las operaciones de tierra y aire de las fuerzas de seguridad afganas contra el grupo extremista.

La provincia de Nangarhar, en la frontera con Pakistán, se ha convertido en un bastión para el Estado Islámico en Afganistán, donde es considerado en uno de los grupos militantes más peligrosos del país desde que apareció a principios de 2015.

El Estado Islámico surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder al Abu Bakr al Baghdadi.

El grupo yihadista comete crímenes atroces en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado innumerables atentados.

Minuto a minuto

Toda la sección