Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 17 diciembre 2017

Tras caerle una barda, Catalina pasó 5 años en silla de ruedas; hoy finalmente puede caminar

Silvia Neri Corona / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

TAMAZUNCHALE. Pasó 5 años y medio en silla de ruedas, hoy Catalina está de visita de seguimiento en el Hospital General de Rioverde y su cara luce muy diferente a hace seis meses en que fue operada en ese mismo lugar; el especialista, quien también es el director del Hospital, Hernán Rodríguez Pecina, le pide caminar, ella quiere correr después de 5 años de no hacerlo.

Catalina es de Atlajque, una comunidad indígena de Tamazunchale y en uno de los eventos de la Secretaría de Salud fue identificada por Óscar Jiménez Villalobos, quien también es el jefe en esa jurisdicción, vio que le era imposible caminar y estaba postrada en su silla de ruedas, por lo que tomó su caso. Hoy después de más de medio año de seguimiento, Catalina va a su escuela caminando y con una gran alegría.

“Su caso de verdad fue muy lamentable, hace 5 años una barda cayó sobre sus piernas fracturando completamente tibia y peroné de una de ellas, al ser tan pequeña e inquieta, la cirugía que se le hizo en ese momento no avanzó como quisieran, es de una comunidad con muchas necesidades. Nosotros la detectamos y vimos cómo se le podía dar seguimiento clínico médico”, recuerda Oscar Jiménez Villalobos.

Catalina después de la operación en Rioverde hace seis meses, acude cada semana a su proceso de rehabilitación en la unidad de medicina física de la Secretaría de Salud en Tamazunchale, a decir del ortopedista y director del hospital, Hernán Rodríguez Pecina, quien también fue parte del equipo quirúrgico que realizó la operación este proceso es vital.

“Ya camina, no le duele, aunque está latente una segunda intervención a mediano plazo hay que ver el fortalecimiento muscular que tenga, las sesiones de terapia, ahora tiene lo que llamamos en ortopedia un balgo de rodilla, pero ella quiere correr, está muy diferente, muy feliz”, dijo el director del hospital.

Su hermana Julieta quien siempre la acompaña a sus sesiones recuerda con lágrimas en los ojos ese episodio sombrío para la familia: “pensábamos que no iba a salir, incluso temíamos lo peor después del accidente. La operaron e inquieta como es no se dejaba, eso ocasionó que no pegaran bien sus huesitos, pero hoy estamos felices porque pensábamos que se iba a quedar así y estamos agradecidos con todo lo que se ha hecho”, indica.

Las fotografías de su lesión muestran el impactante caso de formación ósea irregular, los huesos se unieron con el tiempo de una forma incorrecta. Por eso parte del proceso quirúrgico fue cortar el hueso para volver a unir con tornillos especiales.

“Fue una operación no sencilla, teníamos que cortar para colocar la tibia y el peroné en su lugar y volver a unir con tornillos quirúrgicos especiales, algo que nosotros llamamos reducción abierta más fijación interna a la tibia más osteotomía al peroné”, indicó el ortopedista

Minuto a minuto

Toda la sección