Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 19 septiembre 2018

Conchita Nava: respetemos la libertad de pensamiento

La viuda de Salvador Nava señala que el legado del doctor va orientado a crecer juntos, con independencia de las creencias ideológicas

Martín Rodríguez / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

“ El movimiento encabezado por el doctor Salvador Nava Martínez, nos debe dejar como un legado que perdure, que la gente acepte en primer lugar la amistad con los que no piensan igual”, considera la viuda del médico que abrió pasos a la democracia, Concepción Calvillo Alonso.

Con cien años de edad cumplidos el 27 de agosto pasado, Conchita Nava recibe el reconocimiento a la participación de la mujer en la política, Premio “Amalia Solórzano de Cárdenas”.

Este lunes, intelectuales participan en una mesa de diálogo, que incluye a la escritora Elena Poniatowska, la actriz, productora, guionista y activista Ofelia Medina, el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, el médico por la Universidad Nacional Autónoma de México, narrador, poeta y editor Hermann Bellinghausen y el político, activista  y escritor Jaime Martínez Veloz, y precisamente, desarrollarán con la amplitud el tema de la participación política de la mujer y en particular, de la viuda del doctor Salvador Nava.

Concepción Calvillo Alonso nació el 27 de noviembre de 1917 y como esposa del doctor Salvador Nava Martínez, participó activamente organizando a mujeres en todas las etapas del movimiento navista.

A 59 años de la primera manifestación pública del movimiento que encabezaría en su mayor parte su esposo, doña Conchita nos recibe en la sala de su casa y, con la sencillez que le ha caracterizado, señala que para ella el legado del movimiento político, es que los ciudadanos acepten en primer lugar, la amistad con los que no piensan como los demás.

“Eso es importantísimo… deben respetarlos; deben incluso ayudarles y si creen que los van a convencer, buena razón, pero hay que aceptarlos como ellos son, lo que ellos piensan, el partido que ellos escogen. La amistad no quiere decir que tenga que estar en contra de lo que ustedes piensan… por eso es muy importante la libertad de pensamiento y la dignidad humana… ese es el respeto que deben de tener”.

Dijo que las nuevas generaciones deben informarse “para poder actuar en éste, pudiéramos decir, nuevo mundo, o nueva época, y más bien dicho informarse, pensar, hacer análisis y decir, bueno, qué es lo que voy a hacer, pero teniendo respeto para todos los demás, no nada más para lo que yo pienso”.

A su juicio, es esa parte desde donde se da la verdadera unidad ciudadana, en la diversidad de criterios, de pensamientos, en el trabajo juntos, para crecer juntos, con independencia de las creencias ideológicas.

INSTANTES CRUCIALES

Doña Conchita ve a San Luis Potosí como a toda la República, que está en un instante crítico desde ahora, en que estamos eligiendo hasta el propio presidente.

Sugirió que ahora sí, los potenciales electores tienen que pensar esta sociedad, y revisar qué es lo que le conviene como autoridades.

“Yo ahorita precisamente porque estoy adentro de mi casa, no salgo casi para nada, me gusta oír las noticias, me gusta enterarme, pero tampoco actuar… eso sí ya está fuera de mí, tengo mucha familia y cada quien irá por donde ella crea que es lo que piensa o lo que sería mejor para este lugar, que no es tan grande, que se llama su Estado”.

EL DINERO QUE PERVIERTE PARTIDOS

Uno de los legados del doctor Salvador Nava Martínez es el Movimiento Ciudadano por la Democracia, que forma parte de su testamento político. Recordó que al darle seguimiento, donde invitaba a todas aquellas personas, fueran políticos o

fueran escritores o fueran politólogos, a que dieran su palabra, y ya que se recogía la de todos, entonces se hacía un análisis del pensamiento de unos y de otros, y de cuál podría adaptarse más a aquel instante, y por eso le llamó Movimiento Ciudadano por la Democracia.

Explica que a estas alturas, los movimientos son otros partidos políticos y todos tienen dinero, “y eso es lo que yo pienso que hay veces, que les hace falta considerar porque les ha hecho un poco de daño a los cabecillas, no a los que siguen el movimiento porque creen y tienen sus ideas y se convencen de ellas, pero cuando el dinero manda a los cabecillas, ya es diferente, ya hay intereses que no necesariamente son los de la democracia ni los de hacer el bien a todos”.

GRATITUD POR LOS HONORES

Doña Conchita Calvillo asegura que está agradecida con aquellos que le dedican un homenaje, que le hagan una fiesta y que platiquen de ella, “pero deben pensar mejor que mi vida es como una coyuntura nada más… yo fui la esposa del doctor Salvador Nava, cuando hizo esa lucha en San Luis Potosí por adquirir la democracia”.

Sin embargo, advierte que los potosinos debemos hacer un homenaje a todas aquellas personas que se relacionan con nosotros, es decir, a todos aquellos héroes anónimos que en realidad son los que hicieron esa lucha, encabezados desde luego por el Doctor Nava, pero en realidad “ahorita que estamos todavía en un problema difícil, porque estamos en vísperas de elecciones, y a quien se debería hacer esos homenajes es a todas aquellas gentes que lucharon, no en mí”.

Minuto a minuto