Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 22 julio 2018

CRÓNICA: Como una mala película, el circo legislativo regresó (FOTOGALERÍA)

Patricia Ruiz / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Después de una temporada de calma en el Congreso del Estado, los diputados no quisieron quedar mal a sus espectadores y este periodo ordinario lo cerrarán con altas expectativas para el siguiente 2018.

La sesión de este jueves recordó la serie de zombis “The Walking Dead”, a películas de Damián Alcázar, donde los políticos son alabados por el pueblo que sólo espera las dádivas y a una serie “chafísima” donde se pelean (literal) por tener la razón y el poder; además de que una vez más se dio cátedra de cómo la maquinaria del PRI funciona para lograr sus objetivos.

El espectáculo inició con J. Guadalupe Torres Sánchez anunciando su regreso después de varios meses de ausencia voluntaria, tras ser nombrado como parte de la presunta “ecuación corrupta”, se hizo acompañar del dirigente estatal del PRD, José Luis Fernández y de tres compañeros legisladores, para presumir que “regresa con la frente en alto” a terminar su responsabilidad como diputado local.

Mientras su dirigencia le daba alas diciendo que estaba en sus manos determinar si optaba por una reelección o buscar otro cargo, a lo que el legislador destacó que todavía no ha pensado en esos panoramas.

Mientras eso pasaba, Óscar Bautista estaba ya en el Pleno instalado en su curul y saludando a sus compañeros como un estudiante que regresa de sus vacaciones de verano con su porra personal, pues un gran número de habitantes de Ciudad del Maíz y Rioverde fueron a celebrar su retorno y durante toda la sesión cada que se nombraba “Óscar Bautista Villegas”, gritaban, se ponían de pie y echaban porras “¡Bautista, Bautista!, ¡Ése sí es diputado!, ¡Bravo Bautista!”.

La discusión inició antes de iniciar la sesión, la diputada Dulcelina Sánchez de Lira solicitó regresar el dictamen cuatro a comisiones, se trataba de la Ley del Presupuesto de Egresos, la misma donde los tabuladores aparecen ilegibles, y ese fue el argumento para su petición, dijo que “no se puede votar algo que se desconoce”.

Esther Angélica Martínez Cárdenas de inmediato levantó la mano para defender el dictamen de la comisión que preside, revirando que debió de haberse hecho esa observación con tiempo “y por tanto, no lo bajo”, sentenció en tono como si a una bomba acabaran de prenderle la mecha.

Josefina Salazar Báez con un ejemplar de PULSO en mano, donde la cabeza de la nota principal era “Diputados votarán presupuesto a ciegas”, dijo en tribuna que la nota hace referencia al reconocimiento de la legisladora Martínez Cárdenas de que no a todos los diputados les hicieron llegar el proyecto de presupuesto de manera completa.

Y la bomba estalló, Esther Angélica movía sus brazos a manera negativa mientras Salazar Báez pronunciaba que “la diputada reconoce, no a todos los legisladores nos hicieron llegar la información y la necesitamos completa para emitir el sufragio, viene su propia declaración y me sumo a la propuesta de que este análisis se haga mañana”.

Esther Angélica le respondió: “efectivamente circula en un medio una declaración, pero le recuerdo que usted hizo una solicitud y si tenían dudas o comentarios al respecto, creo que tuvieron tiempo para acercarse y no esperar hasta este día de la votación”.

Xitlálic Sánchez Servín en el uso de la palabra solicitó a la directiva que leyera las tres primeras líneas de una hoja impresa de la gaceta parlamentaria, inteligentemente Fernando Chávez Méndez pidió a Jorge Luis Miranda Torres que leyera lo que pasó la compañera, “no se puede leer” dijo en voz baja Miranda, con lo que Sánchez Servín probó el punto, pero no fue suficiente.

Rebeca Terán Guevara con un cuadro grave de neumonía y quien acababa de llegar del hospital, solicitó a Martínez Cárdenas que no bajara el dictamen.

Bautista Villegas pidió el uso de la palabra, “¡Bautista, Bautista!, ¡Ése sí es diputado!, ¡Bravo Bautista!”, no se hizo esperar y avaló el dictamen para el siguiente paso.

Así, de uno en uno hasta sacar cosas personales, los legisladores en tribuna participaron, mientras José Luis Ugalde Montes en primera fila del lado de las curules priistas daba indicaciones, hasta intentó calmar a “Tekmol”, quien era el que prendía más los ánimos.

Al final, 14 votos en contra de bajar el dictamen, 13 a favor y los panistas Mariano Niño y Jorge Luis Díaz Salinas fueron los que hicieron la diferencia de mantener el dictamen en la votación.

Minuto a minuto

Toda la sección