Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 12 diciembre 2018

Alejandro Guillier, un periodista en busca de la Presidencia de Chile

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El senador y periodista Alejandro Guillier buscará este domingo, con el respaldo del centro y la izquierda política, llegar a la Presidencia de Chile para continuar con las reformas impulsadas por la actual mandataria Michelle Bachelet.

El profesional de las comunicaciones, que se hizo famoso por conducir noticiarios de televisión, poco a poco comenzó a convencer a los chilenos que es una carta válida para llegar a La Moneda y, lo más importante, derrotar al abanderado derechista Sebastián Piñera.

En la primera vuelta de la elección presidencial celebrada el 19 de noviembre pasado, Guillier obtuvo el 22.7 por ciento de los votos, mientras que Piñera logró el 36.6 por ciento de los sufragios, razón por la cual ambos se enfrentarán este domingo en una segunda ronda electoral.

El abanderado de La Fuerza de la Mayoría debió desplegar sus contactos políticos hacia el centro y la izquierda para incrementar su caudal de votos, gracias a lo cual consiguió el respaldo de la Democracia Cristiana y de gran parte del Frente Amplio.

El candidato presidencial también apeló a los indecisos y a quienes no votaron en la primera ronda para intentar conseguir mayor apoyo, en una verdadera cruzada en la que contó con el apoyo de los ministros de la presidenta Bachelet.

Analistas políticos estimaron que al menos 6.1 millones de personas deberían concurrir a votar este domingo (cifra cercana a la mitad del padrón electoral) y, a mayor cantidad de votantes, mayores serían las posibilidades de triunfo del candidato centro-izquierdista.

De la mano del Partido Radical (PR), aunque sin pertenecer a esa colectividad, Guillier comenzó su carrera política recién en 2013, razón por la cual llama la atención que en tan poco tiempo haya sido visto por los chilenos como una buena carta presidencial.

Los primeros comentarios respecto a las virtudes que tenía el senador para convertirse en carta presidencial llegaron a mediados de 2016, lo que motivó a los radicales a llevarlo como “rostro” del partido en las municipales de octubre de ese año.

Con su popularidad en ascenso, el PR lo nominó como su candidato en enero pasado, tras lo cual se sumarían la Izquierda Ciudadana (IC), el Movimiento Amplio Social (MAS), el Partido Socialista (PS), el Partido Por la Democracia (PPD) y el Partido Comunista (PC).

Uno de los apoyos que más le costó conseguir fue el del PS, cuyo Comité Central debió votar en abril pasado entre apoyar a Guillier o al expresidente socialista Ricardo Lagos (2000-2006), resultando ganador el primero por 67 votos contra 36.

La gobernante Nueva Mayoría está conformada por el PS, el PPD, el PC y el PR, además de la Democracia Cristiana, pero este último partido decidió llevar a su presidenta, la senadora Carolina Goic, como candidata presidencial en estos comicios, lo que generó un profundo quiebre en el oficialismo.

Tras la primera vuelta, Guillier consiguió el apoyo de los excandidatos presidenciales Carolina Goic, Beatriz Sánchez, Marco Enríquez-Ominami y Alejandro Navarro, quienes juntos sumaron un 32.22 por ciento de los votos el 19 de noviembre pasado.

Algunos politólogos aseguran que la negativa del legislador a integrarse a un partido y su pasado, desligado a la política, constituyen una ventaja en estos tiempos, cuando el ejercicio de la misma está desprestigiado, al igual que sus instituciones.

Uno de los “capitales” de Guillier, entonces, se vincula a que, pese a estar inserto en el sistema, no es un político tradicional y carece de pasado como tal, lo que él mismo subraya en varias oportunidades al aclarar que son los partidos los políticos, “yo no”.

Incluso agregó que no buscó ser candidato presidencial y que llegó a esta instancia porque “se dieron las circunstancias, pero uno asume la responsabilidad, y cuando ves que la gente empieza a confiar en ti te llena de entusiasmo”.

El periodista, de 64 años, ejercía su labor sin contratiempos en 2013 hasta que recibió el ofrecimiento del Partido Radical de apoyarlo en una postulación al Senado por la norteña Región de Antofagasta, donde el candidato estudió su enseñanza secundaria y universitaria en Sociología y Periodismo.

Su amplia popularidad, por su trabajo en radio y televisión, sumado a que era un “hombre de la zona”, lo llevaron a ganar un escaño en la Cámara Alta al obtener un 37 por ciento de los votos en los comicios de noviembre de 2013, curul que de no ganar los comicios de este domingo conservará hasta 2022.

El abanderado de izquierda, que nació en la norteña ciudad de La Serena el 5 de marzo de 1953, es hijo de Alejandro Guillier Ossa y María Raquel Álvarez Monterrey.

Estudió Sociología y Periodismo en la Universidad Católica del Norte, en Antofagasta, tras lo cual, en 1983, realizó una Maestría en Ciencias Sociales en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Está casado con María Cristina Farga y es padre de tres hijos: Andrés Almeida Farga, Cristóbal Almeida Farga y Alejandro Guillier Farga.

En 2014 se integró a la Logia Parlamentaria de Valparaíso, donde posee el grado de maestro de la orden.

Como periodista trabajó, entre otros medios, en las radios Cooperativa, ADN Radio Chile y Chilena, la revista Hoy y en los canales de televisión La Red, Chilevisión y Televisión Nacional de Chile.

Su labor en Chilevisión fue cuestionada, tras ser enjuiciado por autorizar en 2003 el uso de una cámara oculta para comprobar que un juez asistía a un sauna para homosexuales, causa donde fue condenado a 61 días de cárcel, pero después fue absuelto por la Corte Suprema.

Minuto a minuto