Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 23 octubre 2018

Termina el 2017 ¿cumpliste lo que te prometiste?

Está a punto de acabar el año. Haz un análisis de lo que viene para ti. Te decimos cómo plantearte las metas de manera correcta

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Cada cierre de año suele venir con una revisión de lo que hicimos —y de lo que no— y conlleva también un cierre de ciclo a todos niveles, tanto personal como profesional. Seguramente al final de 2016 te estableciste ciertas metas para este 2017 que está por terminar. Ahora llega el momento de entrarle a la reflexión.

“A fin de año llega el momento de reflexionar sobre metas que nos propusimos en distintas áreas de nuestras vidas; sin embargo, necesitamos darnos paso a la aceptación de que habrá cosas que no fueron lo que realmente dijimos que iban a ser”, explica Gabriela Arce, asesor de vida y conciencia plena. Quizá cada año tengas, como quién sabe cuántos millones de mexicanos más, meterte al gimnasio, ahorrar, o no gastar demasiado en cafés y salidas a bailar. O probablemente te planteaste cambiarte de trabajo, pedir un aumento de sueldo, aprender inglés, ahorrar para una maestría.

¿Lo lograste? ¿Estás en el lugar que querías estar? Quizá sí. Pero también puede ser que no. Si estás en el segundo lugar es necesario darle paso a la aceptación y el primer paso para lograrlo es analizar por qué no ocurrió lo que planeaste que ocurriera. Quizá este año tenías que terminar tu maestría y no lo lograste, o tal vez querías buscar otro trabajo y sigues en el mismo de siempre y aún más desmotivado. Es un momento para plantearte aquellas preguntas que te lleven a responder qué fue lo que sucedió. Este proceso lleva cierta responsabilidad por lo que estaba en tus manos y no hiciste. Fuera justificaciones.

“Es necesario porque si empiezas a pensar que el próximo año o que al menos trataste, vas a estancarte y quedarte en ese lugar siempre”, explica la especialista. Muchas veces llegas a casa muy cansado, y seguramente ahora lo estás. Justamente es un buen momento para preguntarte de qué estás cansado y en qué estás invirtiendo tus energías día con día.

No se trata de ser duro contigo mismo sino de ser lo más objetivo posible porque esto te ayudará a que si no lo lograste esto no vuelva a suceder. Tampoco es momento de angustiarse y correr de un lado a otro tratando de resolver en tres semanas lo que no resolviste en un año. Necesitas esta reflexión pero también situarte en el aquí y ahora y valorar qué es lo que sí tienes.

“Solemos vivir en el pasado o el futuro y no nos damos la oportunidad de adueñarnos de nuestro presente. Algo fundamental para cerrar bien 2017 es empaparnos del día a día y darnos la oportunidad de valorar lo que sí tenemos”, explica la asesora. Estás vivo, tienes un trabajo, una familia. En tu vida hay cosas maravillosas que es momento de valorar.

¿No cumpliste tus metas? “Mientras haya vida, hay oportunidad de crearlas”, asegura Gabriela. Así que manos a la obra. Necesitas cuestionarte qué vas a hacer para que las cosas sucedan y empezar desde ahora a trazar el camino para que esto ocurra, porque en la realidad nadie te va a regalar nada.

Ahora bien, ¿ya tienes claro qué fue lo que hizo que las metas que te propusiste no se cumplieran? Si tienes esto claro, puedes partir de aquí para volverte a plantear aquello que quieres para que este 2018 por fin ocurra lo que llevas deseando durante todo este tiempo.

La forma importa

Que no se hayan cumplido tus metas tiene que ver seguramente con muchos factores y muchas veces entre éstos está la manera en la que te las planteaste de inicio.

Hay varios métodos para hacerlo, uno de éstos es el método SMART, el cual sostiene que las metas tienen que ser específicas, medibles, alcanzables, enfocadas en resultados y con un periodo determinado de tiempo para cumplirse (SMART, son las siglas en inglés). La idea de esta metodología es la de fungir como un criterio para fijar objetivos que puedan cumplirse.

Por ejemplo: para junio de 2018, tendré ahorrado una tercera parte de lo que cuesta mi maestría a través de una cuenta de banco en la que cada mes depositaré 20% de mi salario a partir del 15 de diciembre de 2017.

El qué y el cómo están especificados en la meta. La fecha, marzo de 2018, señala una fecha en la que debes tener evidencia de que alcanzaste el objetivo, es decir, se puede medir.

El propósito es alcanzable porque 20% del sueldo es una cantidad alta, pero razonable para ahorrar con un objetivo. Antes de plantear esta meta, tienes que haberte sentado a analizar si con este porcentaje de aquí a junio eres capaz de alcanzar la meta planeada.

Es importante decir que este método es una guía, pero nada es la verdad absoluta. “Este sistema es una forma de asegurarte que las metas están bien fraseadas —en el mismo sentido en el que el verificador de ortografía es un mecanismo para detectar palabras mal escritas— sin embargo no te ayuda a determinar si la idea es buena. En otras palabras, un objetivo puede ser fácilmente SMART sin ser sabia”, explica Dick Grote, un consultor y autor del libro How to be good at performance appraisals, en un texto para la Harvard Business Review.

Lo que este experto recomienda es no limitarse de manera ciega a ésta o a cualquier otra forma de establecimiento de metas, sino que las utilices como una guía nada más, porque el establecimiento de propósitos es mucho más complejo que eso.

Las metas que más funcionan

Edwin A. Locke y Gary P. Latham, investigadores de las universidades de Maryland y Toronto, respectivamente, revisaron 35 años de investigación en materia de establecimiento de metas y encontraron el mecanismo a través del cual ésas operan así como su relación con la satisfacción y como mediadoras entre los incentivos. Entre los principales hallazgos está que para tener un mejor desempeño es importante establecer no sólo metas específicas –no funciona proponerse hacer lo mejor de nosotros mismos, tiene que ser concreto– sino también difíciles, porque éstas producen más esfuerzo y un mejor desempeño que aquellas metas que son fáciles de realizar. Las fechas de entrega que son a corto plazo generan un ritmo de trabajo más rápido que aquellas de más largo plazo y comprometerse públicamente favorece el compromiso personal que se tiene hacia la meta.

Según recomiendan los especialistas, la revisión de tu carrera profesional tienes que hacerla de manera periódica y siempre va a ser flexible. La Berkeley University, en un documento al respecto, recomienda revisar tu visión de carrera y hacer ajustes cada vez que sea necesario.

Pero ahora bien, ¿qué es la visión de carrera? ¿Todos debemos tener una? Al menos si no queremos navegar sin rumbo sí. “Tener una visión clara de a dónde queremos llegar y lo que queremos lograr antes de tomar acción para alcanzar tus metas es un factor clave para cumplir cualquier meta”, sostiene este documento.

“La visión es una `fotografía´ de lo que estás aspirando y a su vez de lo que te inspira en tu vida laboral. Articular tu visión para tu carrera es el primer paso para ayudarte a alcanzar tus metas de carrera”, sostiene.

Probablemente hasta ahora no te habías dado el tiempo para reflexionar todo esto, pero hoy es un gran momento para hacerlo y para ello, plantearse muchas preguntas.

¿Cuáles son tus valores? ¿Cómo defines el éxito de carrera’ ¿Estás logrando algún nivel de éxito en tu trabajo actual? ¿Qué trabajo te ayudará a alcanzar este éxito? ¿Cómo sería tu carrera si tuvieras el poder de hacer cualquier cosa que quisieras? ¿Cuál es la actividad que más amas? Contesta éstas y plantéate más cuestionamientos del tipo. Ya que lo hagas, concentra toda la información en un párrafo. Ésta será tu visión de carrera. Cuando la tengas, ponla a la vista y repítetela de forma constante. “Hacerlo te ayudará, tanto de manera consciente como subconsciente, a desarrollar metas y a tomar acciones que te llevarán al éxito”, explica Berkeley. Ahora sí, cierra 2017 y persigue planteamientos que realmente se cumplan.

Minuto a minuto