Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 20 enero 2018

EL COMIENZO DE UN NUEVO AÑO

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Es un instante de historia y tradiciones y, aunque la mayoría celebramos y nos ponemos unas metas para el Año Nuevo, muy pocas personas conocen lo que hay detrás de las celebraciones y propósitos.

Es probable que pocas personas conozcan las distintas maneras en las que se recibe el lustro que inicia en las distintas culturas.

INICIO

La celebración del año nuevo se remonta a hace 4000 años, pero no se inició en las culturas occidentales hasta hace sólo 400 años.

La fiesta comenzó en la antigua Babilonia alrededor del 2000 antes de Cristo.

Los babilonios comenzaron su año nuevo cerca del final de lo que hoy es marzo, un tiempo lógico para empezar un nuevo lustro ya que el invierno había terminado, la primavera con su nueva vida comenzaba y los cultivos se plantaban para el año siguiente.

DECRETO

En el año 153 antes de Cristo, el Senado Romano decretó que el año nuevo comenzaría el 1 de enero. Hizo este decreto para corregir el calendario, que se había salido de sincronía con el sol.

La fecha no tiene ningún significado agrícola o estacional.

MUNDO

Las celebraciones de Año Nuevo iniciaron desde la época de los grandes imperios, en donde cada región tenía sus propios ritos, mismos que aún prevalecen en algunas zonas del Viejo Continente y en general en todo el mundo.

EGIPTO

Los egipcios recibían con algarabía las señales que preludiaban el nuevo año.

Su rostro se tornaba festivo cuando llegaba el ansiado momento en que el río Nilo empezaba a crecer, y el caudal se hacía propicio para la siembra.

Entonces la tierra era labrada con confianza en los tiempos venideros.

ROMA

Desde el inicio del Imperio Romano, enero estaba dedicado al dios bifronte Janus, que mira delante y detrás: al año que se va y al principio del que viene, por eso le representaban con dos rostros, uno barbudo y viejo y el otro jovencito.

Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles

e higos.

BRASIL

En éste país se practica una religión llamada Umbanda, una mezcla de ritos africanos que se centra en la fiesta de lemanja.

Las playas se llenan de gente y cantos religiosos.

Los que viven retirados viajan a la costa para depositar ofrendas en el mar, y la gente viste trajes de colores distintos cada año, según el santo que gobernará durante la nueva etapa. Bailan, canta y rezan.

COLOMBIA

Se acostumbra armar un muñeco de la ropa vieja que cada integrante de la familia desechará.

En alguno de los bolsillos se colocan todas las cosas malas de este año, que desean que se “quemen” Después ubican el muñeco en un lugar seguro, se enciende y se quema.

BAHAMAS

En este lugar se efectúa la fiesta de Junkanoo, que se remonta a los siglos XVI o XVII, en honor a Jhon Canoe, un propietario de plantaciones muy bondadoso que permitía a sus esclavos tomarse algunos días de descanso para la Navidad.

Hoy en día se celebra con un gran desfile de disfraces muy sofisticados y mucha música, en el que participan bailarines desenmascarados con trajes coloridos y luminosos.

RUMANIA

En el mismo, las mujeres solteras suelen caminar hacia un pozo, encender una vela y mirar hacia abajo.

El reflejo de la llama dibujará en las oscuras profundidades del agua el rostro de su futuro esposo

Las que se quedan en su casa toman una rama de albahaca y la colocan bajo la almohada.

JAPÓN

Antes del día de la celebración, es necesario limpiar las casas por dentro y por fuera.

En la víspera de Año Nuevo, a medianoche, un monje hace sonar un gong en un altar local como símbolo del perdón por los errores del año que se va.

ESCOCIA

Los primeros pasos de la gente es visitar a sus vecinos después de la medianoche para desearles un feliz año.

Se considera que trae buena suerte si la primera persona que entra en tu casa es un hombre alto, moreno y apuesto.

Minuto a minuto